Un hombre de 62 años acudió a las urgencias del Weiss Memorial Hospital de Chicago por problemas respiratorios derivados de la enfermedad obstructiva crónica que sufre. Tuvo que ser ingresado en UCI, donde en unos días los sanitarios vieron cómo la bolsa a la que estaba conectado mediante un catéter se había llenado de orina verde.

Se trata de un caso raro que se ha descrito recientemente en The New England Journal of Medicine y que, por suerte, terminó con un final feliz.

El motivo de la orina verde

Cuando el hombre ingresó en urgencias tenía niveles muy altos de dióxido de carbono, a causa de la dificultad para respirar. Esto puede llegar a ser mortal si no se soluciona a tiempo, por lo que se le ingresó en UCI, conectado a un ventilador, y se le sedó administrando propofol como anestésico general.

Cinco días después, apareció la orina verde. Este cambio de color puede deberse a muchos problemas, entre ellos algún trastorno hepático. No obstante, los sanitarios que le atendían no tardaron en dar con el motivo que, afortunadamente, era mucho más fácil de solucionar.

Se debía al propofol. De hecho, no es la primera vez que se observa este efecto secundario en pacientes a los que se les ha administrado. Se debe a que, en ciertas ocasiones, algunas sustancias derivadas de su degradación no se eliminan a través del hígado, como suele ocurrir, sino mediante los riñones. Ambos son órganos ‘detox’ en nuestro organismo y a veces uno puede realizar las funciones del otro.

En cuanto se le retiró este fármaco su orina volvió a una coloración normal. Además, se recuperó de sus problemas respiratorios y pudo ser dado de alta del centro en dos semanas.

New England Journal of Medicine

Otros colores en la orina

El color de la orina puede ser indicador de muchas patologías o síntomas. Por eso, es importante prestarle atención. Muy habitualmente se debe a ciertos alimentos o fármacos, como en el caso del paciente del estudio.

No obstante, otras veces es posible que sea a consecuencia del mal funcionamiento de algún órgano. Por ejemplo, si se ve rojiza, puede ser por presencia de sangre. Esto se da por afecciones leves, como las infecciones de orina o los cálculos renales, pero también por otro problemas más graves, como algunos tumores. Por eso, al igual que en el resto de cambios de color, se debe consultar a un médico.

Los problemas del hígado pueden manifestarse a través de una orina verde, pero también naranja. Este cambio de tono, además, si es más bien ocre o amarillo muy oscuro puede indicar una mala hidratación, ya que sería el resultado de una orina muy concentrada.

Pero hay colores incluso más raros. Por ejemplo, se han documentado también en hospitales algunos casos de personas a la que la orina de su bolsa se le volvió de color morado, aunque esto, en realidad, se debe a reacciones que tienen lugar directamente en la bolsa.

También en Hipertextual