El Instituto Nacional de Estadística español ha publicado las cifras de muertes por COVID-19 entre enero y mayo de este año y difieren de los ofrecidos por el Ministerio de Sanidad. El número de personas que han fallecido entre enero y mayo de 2020 es de 45.684. Para hacer estas estadísticas han tenido en cuenta dos factores: personas que fallecieron y tenían un diagnóstico positivo de la enfermedad y personas que se sospecha que murieron con COVID-19.

La cifra total recoge, por tanto, tanto a las personas fallecidas con diagnóstico como a las que se sospecha que pudieron tenerlo. De ellos, 32.652 fallecidos lo hicieron con un diagnóstico mientras que 13.032 se sospecha que fallecieron con COVID-19. Estas últimas víctimas de la pandemia aparecen en el INE como «COVID-19 virus no identificado (sospechoso)», según indica la institución en un comunicado de prensa.

Al contar tanto los casos sospechosos como confirmados, el INE incorpora las dos causas de muerte relacionadas con la COVID-19 tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). «La Estadística se elabora en base a los Certificados Médicos de Defunción y a la aplicación de las normas de la OMS«, explican desde la institución en el comunicado.

Por otra parte, el INE también recoge que «los médicos han certificado en 4.218 casos que la causa de muerte no ha sido directamente la COVID-19, sino que su muerte ha sido debida principalmente a otras causas, pero que la COVID-19 ha contribuido al fallecimiento de dichas personas, como comorbilidad«, señalan. «En 1.655 casos los facultativos lo habían identificado y en 2.563 casos no lo habían identificado pero sospechaban de su presencia por tener síntomas compatibles con la enfermedad», añade la institución.

Exceso de fallecimientos respecto a 2019

Tanto el propio INE como el Sistema de Vigilancia de la Mortalidad (MoMo) han apuntado que ha habido un exceso de fallecimientos en 2020. Centrándonos en los primeros meses del año, MoMo apunta a que han muerto 44.000 personas más respecto a 2019. Por su parte, el INE hablaba de unos 48.000.

Ahora, gracias a la unificación de los casos tanto confirmados como sospechosos, comprobamos que sí. Además, las cuentas no salen: las estadísticas oficiales apuntan a que unas 29.000 personas fallecieron de COVID-19 en esas fechas, aunque las cifras estuvieron congeladas durante un tiempo. Es por esto, que en los datos publicados por el Ministerio de Sanidad el 1 de junio de 2020 hablaban de 27.127 fallecidos en total. Muy por debajo de la cifra que ahora publica el INE que, a diferencia del MoMo, sí recoge las causas de los fallecimientos.

Muertes por COVID-19, primeras en la lista

La mayoría de las defunciones se debieron a causas naturales, es decir, a enfermedades. «En los cinco primeros meses de 2020 fallecieron 225.164 personas por estas causas, lo que representó el 97,5% del total». Si lo comparamos con las cifras de 2019, estas fueron un 24,4% mayores. «Este incremento fue más acentuado en los meses de marzo a mayo (47,2%)«, indican desde el INE. Y no es una sorpresa, ya que son justo los tres meses que España se vio más afectada debido a la pandemia.

«El exceso de mortalidad durante los meses de marzo, abril y mayo de 2020 respecto al año anterior fue de 47.105 fallecimientos. El número total de defunciones por COVID-19 virus identificado representó el 69,3% de ese exceso de mortalidad. Por su parte, los fallecimientos por COVID-19 sospechoso representaron el 27,7%».

También debido al confinamiento, los fallecimientos debido a causas externas, «se redujeron un 10,7% en los cinco primeros meses del año, descenso que alcanzó el 17,8% durante los meses de marzo a mayo». Al estar en casa era más difícil que se produjeran otro tipo de muertes relacionadas con accidentes, por ejemplo.

Por su parte, entre las enfermedades que más mortalidad causaron está la COVID-19 identificada. Es decir, los casos confirmados de este virus. Y fue la primera causa de mortalidad tanto en hombres como en mujeres. Además, como se trata de un virus, el porcentaje de fallecimientos por enfermedades infecciosas aumentó «un 1.687,7% respecto a los cinco primeros meses de 2019». El INE destaca que «el 67,5% de las defunciones de este grupo correspondió a COVID-19 virus identificado y el 26,9% a COVID-19 sospechoso», indican.

Más allá de la unificación de criterios al añadir a los casos sospechosos, las cifras que da el Ministerio de Sanidad siguen sin cuadrar con las que ahora aporta el INE. Esta institución, además, se ha pasado en los partes de defunción para hacer el recuento, por lo que es fiable con los datos que recoge. Por tanto, en España durante los primeros cinco meses murieron 45.684 personas debido a la COVID-19.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.