A mitad de los años ochenta en Yorkshire, Inglaterra, el terror se apoderó de las calles y de la población, tanto de ese condado como del Reino Unido en general. Y es que una serie de asesinatos alertaron a las autoridades de que un psicópata estaba atacando a mujeres de forma sistemática. Esto saltó las alarmas de la policía y de la sociedad de la época. De esto va El Destripador de Yorkshire, que fue estrenada recientemente en Netflix.

El Destripador de Yorshire es la más reciente serie true crime de la plataforma. Se trata de un documental realizado por Ellena Wood y Jesse Vile, en donde siguen los hechos cronológicamente de dicho asesino serial que acechó durante casi una década a la sociedad de Yorkshire y algunos alrededores.

El apodo del asesino, "el Destripador", tiene un siniestro trasfondo, pues alude a la forma que este asesino serial atacaba a sus víctimas. Pronto se hizo la referencia al infame "Jack el Destripador" de la época victoriana y se le conoció como "El Destripador de Yorkshire". Un caso que aterraría a la sociedad y, sobre todo, a las mujeres. La serie documental de Netflix aborda estos hechos y se mantiene en la fórmula de otros true crime exitosos, aunque, como veremos, también ofrece una dura crítica a la investigación.

Una década de cambios sociales

A partir del primer asesinato se suscitarían una serie de ataques contra mujeres. El Destripador de Yorkshire recorre los testimonios de los hijos de algunas de las mujeres asesinadas, así como de policías e investigadores de la época. Su relato es cronológico y poco a poco va revelando hallazgos y pistas que finalmente ayudaron a identificar y apresar al asesino.

Es muy conmovedor echar la mirada a una época como esa, ya que el papel de las mujeres en la sociedad estaba cambiando vertiginosamente. A la par de la liberación femenina, del uso masivo de la píldora anticonceptiva y demás cambios, el terror se cernió sobre la sociedad británica y se anidó en las calles y rincones de la ciudad. Y no solo de Yorkshire, pues los asesinatos de "El Destripador de Yorkshire" se extendieron a otras regiones.

Por otro lado, también podemos ver cómo las líneas de investigación de la policía, sus elementos burocráticos y, sí, la falta de pericia de los dirigentes del departamento, retardaron la captura del asesino. Esto, por supuesto, fue fatídico porque "El Destripador de Yorkshire" siguió operando, atacando mujeres y arrancándoles la vida brutalmente.

'El Destripador de Yorkshire' y la fórmula del 'true crime'

El Destripador de Yorkshire

No es una sorpresa para nadie que el true crime ha proliferado en series, películas y podcast en los últimos años. También que la fórmula de esta clase de contenidos está muy bien definida. En ese sentido, no encontraremos nada nuevo en El Destripador de Yorkshire. A lo largo de sus cuatro episodios el formato de otras series de este tipo se repite.

Claro que tiene su propio interés, pues el grueso del contenido true crime que se ha ofertado se desarrolla en Estados Unidos. Es interesante observar lo que la sociedad británica hizo en su momento, sus reacciones y también la forma en que se resolvió el caso. Sin embargo, aquí es donde encontraremos quizá lo más destacado de El Destripador de Yorkshire: las concordancias con otros casos en el manejo mediático y la opinión pública.

Y es que el caso no fue tomado con la seriedad y rigor que requería cuando fueron descubiertas las primeras víctimas, debido a que las mujeres practicaban la prostitución o, mejor dicho, se comunicó en los medios y en la policía que así era. Por tanto, la atención de la sociedad y de los medios no se extendió sino hasta que "El Destripador de Yorkshire" atacó a una "joven inocente". Es decir, a una estudiante de apenas 16 años. Fue entonces que el caso fue visto de otra manera y la indignación se volcó al caso. Incluso hubo una ola mediática y social de exigencias a la policía.

Una mirada distinta

Es justo cuando se analizan las narrativas en el manejo mediático, de la opinión pública y del cuerpo de policía que nos damos cuenta del impacto que tuvieron en este caso. En El Destripador de Yorkshire se recogen interesantes testimonios y posicionamientos al respecto. Reporteras, investigadores y otras mujeres hacen una dura crítica a este tipo de prejuicios, y demuestran con lo ocurrido cómo afectan y revictimizan a las mujeres.

Así pues, con todo y su manejo sin sorpresas de la fórmula true crime, El Destripador de Yorkshire ofrece lo propio y no fallará al público que gusta del género. Esta serie documental ya está disponible para todos los suscriptores de Netflix.