Cuando hablamos de movilidad eléctrica y conducción autónoma, es imposible dejar de lado la importancia actual de China en dicho sector. El país asiático se está convirtiendo en un referente de la siguiente generación de movilidad, y prueba de ello es su apuesta por el transporte sin conductores humanos. De acuerdo a la información de TechCrunch, China ya es otro de los países en permitir el despliegue de una flota de robotaxis autónomos.

La semana anterior, AutoX, una startup que cuenta con el respaldo de Alibaba, MediaTek y Shanghai Motors, confirmó que una flota de 25 robotaxis autónomos ya está circulando en las calles de Shenzhen, una de las ciudades más importantes de China. Sin embargo, es importante señalar que todavía no están disponibles para su uso público. Pese a lo anterior, no deja de ser un movimiento clave que podría marcar un antes y un después para la región.

Los robotaxis autónomos, aunque están circulando sin la intervención de choferes, no pueden llevar pasajeros. ¿Por qué todavía no están disponibles para los habitantes de Shenzhen? Según AutoX, por el momento se trata de una prueba en calles que les permitirá evaluar el desempeño de sus vehículos. Evidentemente, no hay mejor lugar para evaluar su comportamiento que en la vía pública. Podrán avanzar al siguiente paso una vez que se garanticen el correcto funcionamiento de su sistema.

XCU, el corazón de los robotaxis autónomos de AutoX

AutoX está usando XCU, una tecnología de conducción autónoma patentada por ellos mismos. Aseguran que puede procesar datos de manera más rápida y presume de un mayor poder computacional para atender situaciones complejas que pudieran surgir durante el viaje. "XCU proporciona múltiples capas de redundancia para gestionar este tipo de situaciones", mencionaron. Por supuesto, la seguridad es uno de los principales enfoques de su sistema, ya que sería imposible avanzar a etapas más avanzadas sin asegurar el bienestar de los pasajeros.

La compañía resalta que las autoridades han facilitado la prueba: "Hemos obtenido el apoyo del gobierno local. Shenzhen está haciendo un rápido progreso en la legislación para vehículos autónomos". Esta no es la primera vez, de hecho, que AutoX prueba sus robotaxis autónomos. Durante julio obtuvieron los permisos necesarios para circular en San José, California. Al igual que en China, el transporte todavía no está disponible para su uso público.