Los documentales son sin duda una de las miradas cinematográficas más honestas, interesantes y completas del mundo del cine. En especial, por su cualidad para elaborar y reflexionar sobre la realidad desde una perspectiva por completo nueva y siempre asombrosa. Te dejamos una pequeña recopilación de diez obras del género que quizás no conoces y que ya deberías haber visto.

10 documentales que puedes ver aquí mismo

Salt for Svanetia (1930, Mikhail Kalatozov)

Desde una sencillez asombrosa, este documental narra la historia de los aldeanos de Svanetia. Una región montañosa aislada en la entonces Georgia soviética y su dura lucha por la supervivencia, en medio de una escasez de sal — principal fuente de producción de la región.

La producción ahonda en lo que parece algo tan habitual como la comercialización de un condimento, que puede crear una situación cada vez más complicada y violenta. Kalatozov muestra a la Rusia de la época, y que a pesar de la inevitable propaganda logra narrar una historia de conmoción y horror con una cuidada versión de la realidad basada en tomas amplias y pulcras.

The Forgotten Frontier (1931, Marvin Breckinridge)

Este documental es todo un hito en la historia del cine: se trata de la única película dirigida por Mary Marvin Breckinridge, una obra temprana que muestra su considerable talento visual.

El metraje consiste en una serie de reconstrucciones dramáticas sobre las labores del Servicio de Enfermería de Frontier, que fue fundado por la prima de Breckinridge, también llamada Mary. Asombrosa por su moderna visión del mundo femenino, y en especial por su relación con el mundo médico. Es una obra de arte de considerable valor que vale la pena revisitar.

The Forgotten Frontier (1930, Dziga Vertov)

¿La novedad? se trata del primer largo con sonido de Vertov, conocido por sus extraños documentales sobre animales y el comportamiento de los campesinos rusos.

En esta ocasión es una historia de la industrialización soviética que supera la hostilidad de la religión organizada o, más bien, la destruye a través del auge de los medios de comunicación. Como primer experimento en el uso del sonido, asombra la manera en que el director logra crear una atmósfera envolvente, poderosa y elaborada que todavía resulta contemporáneo.

The City (1939, Ralph Steiner y Willard Van Dyke)

Si amas la arquitectura, la reflexión sobre el valor de los espacios y en especial, la forma como las construcciones influyen sobre el entorno, este documental es para ti.

Basado en el trabajo de la urbanista Catherine Bauer, este documental expresa la filosofía y el análisis social con una pasión que se encarna en el contenido y la edición de sus imágenes y en su comentario ardientemente declamado.

Let There Be Light (1946, John Huston)

Tomando como base su experiencia en el ejército norteamericano, el gran director norteamericano recorre los espacios del hospital psiquiátrico de Long Island para retratar la vida de los veteranos que sufrieron un trauma mental como resultado del combate en esa guerra.

Se trata de una joya fascinante. En la que Houston hace uso de todo tipo de recursos visuales cinematográficos, para crear uno de los documentales más minuciosos sobre lo que ocurre detrás de las grandes épicas bélicas de la época.

Las entrevistas, la mirada a la fragilidad de las víctimas y el arrojo de los médicos causn un asombro de considerable belleza y elocuencia.

Farrebique (1946, Georges Rouquier)

Este es un documental que se centra en el poder del lenguaje, ya sea en disputas legales o en la transmisión de la historia familiar de abuelos a nietos: el director toma la elocuente decisión de elaborar un tapiz en la que las formas de comunicación — verbales, escritas, incluso omisiones y silencios — lo es todo.

La cuestión es como la forma en que el lenguaje se transforma, puede mostrar — o no — el recorrido de nuestra naturaleza hacia lugares más sofisticados y profundos de la mirada colectiva sobre el mundo.

Strange Victory (1948, Leo Hurwitz)

Un documental como ensayo en primera persona de Hurwitz (quien poco después fue incluido en la lista negra en plena caza de brujas hollywoodense), en la que el director muestra un tema que hasta entonces nadie había tocado: las condiciones de los veteranos negros regresan de luchar contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial.

Pero el documental no se limita a mostrar el racismo y la tensión sobre los militares dados de baja forzosa por razones tan desconcertantes como “pérdida de la memoria” o “deshonra espiritual”. También habla de cómo tuvieron que enfrentarse las leyes segregacionistas de Jim Crow.

Night and Fog (1955, Alain Resnais)

Filmado apenas una década después de la Segunda Guerra Mundial, fue el primer documento en mostrar de manera pública lo ocurrido en los campos de concentración Auschwitz y Majdanek. Cuando buena parte de Europa ignoraba lo ocurrido.

Aterrador y de una belleza dolorosa, es un recorrido asombroso por la búsqueda de la justicia. Una mirada profunda sobre un hecho de violencia, que todavía por entonces no podía calcularse en toda su magnitud.

Chronicle of a Summer (1960, Jean Rouch y Edgar Morin)

Obra fundacional de cinéma vérité (el término fue inventado por Morin para describir la película). Es la punta de lanza del cine reflexivo, que muestra a un París idílio llena de paseantes a quienes se le pregunta si son felices. Todo mientras sueltan opiniones dispares sobre el colonialismo francés, la guerra de Argelia y la ocupación nazi.

Una extrañísima combinación que logra sostenerse con inteligencia de una mirada elocuente sobre el bien y el mal como paradigmas del existencialismo moderno.

Integration Report 1 (1960, Madeline Anderson)

Anderson fue una de las primeras documentalistas afroamericanas de la historia del cine, por lo que este documental tiene un enorme valor para comprender sobre el racismo, el miedo, el poder de la voluntad. Para comprender las heridas culturales, y al final un fino comentario político tan objetivo que resulta desconcertante.

La mayoría de estos documentales son libres y están disponibles en la red de forma abierta en diversos fondos y colecciones.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.