Cuando hablamos de calidad de sonido en servicios de música por streaming como Spotify, hay varios aspectos que debemos tener en mente de cara a obtener el mejor sonido posible. Así disfrutarás mejor de tus canciones favoritas.

Dejando a un lado aspectos externos como el uso de altavoces o auriculares, desde Spotify puedes cambiar la calidad de la música, como lo llaman ellos. En la práctica, se trata de aumentar los kilobits por segundo. A más, mejor sonido. Y en Spotify puedes elegir entre 24 kbit/s y 160 kbit/s (de manera gratuita) y hasta 320 kbit/s (si eres usuario Premium). Eso sí, ten en cuenta que si tu conexión a internet no es muy buena, esa calidad se verá afectada.

Otro aspecto para mejorar la calidad de sonido en Spotify es el volumen. Si eres usuario Premium puedes activar la opción Estabilizar volumen. Te evitará sorpresas al cambiar de canción. También podrás definir un nivel de volumen por defecto.

Y como no hay dos sin tres, el tercer elemento con que cuentas para reproducir música con la mejor calidad posible es el ecualizador de Spotify. Viene integrado en la propia aplicación y, bien usado, te permitirá apreciar mejor tu música.

Reivindicando el ecualizador de Spotify

Disponible en la aplicación oficial de Spotify para iPhone y Android, el ecualizador de Spotify se encuentra en las Preferencias de la app. En el caso de iPhone, se activa desde Reproducción > Ecualizador. En Android, se activa desde Preferencias > Calidad de la música > Ecualizador.

En el caso de Android, el ecualizador puede cambiar de aspecto y opciones disponibles en función de qué smartphone tengas y la versión de Android instalada. En iPhone, el ecualizador es el que trae por defecto Spotify.

Una vez tengas acceso al ecualizador de Spotify, obtendrás una lista de configuraciones predeterminadas que cambiarán el volumen de las distintas frecuencias. Esto servirá para que las canciones suenen mejor según qué tipo de música suena. De ahí que las opciones a elegir tengan que ver con estilos musicales o con instrumentos.

Si lo prefieres, en vez de confiar en los perfiles predeterminados del ecualizador puedes probar suerte cambiando tú mismo los volúmenes de cada frecuencia. Para ello simplemente tienes que pulsar en el control correspondiente y subirlo o bajarlo hasta el nivel que prefieras.

Aunque resulta incómodo ir cambiando el ecualizador de Spotify con cada canción, si vas a reproducir un álbum completo o una lista de reproducción con música similar, elegir un perfil adecuado en el ecualizador hará que tu música suene mucho mejor. Y a esta mejora puedes acompañarla de unos buenos auriculares o altavoces, así como de la calidad más alta disponible en kilobits por segundo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.