La semana pasada las redes sociales se llenaban de imágenes del rey emérito ataviado con un polémico abrigo de pieles. Hoy todavía podemos encontrar algunas publicaciones recientes al respecto, pero han sido desbancadas por una nueva noticia sobre Juan Carlos I, publicada por El diario. Como ya ha ocurrido con anterioridad, procede de las declaraciones que su ex amante, Corinna Larsen, al ex comisario Villarejo. En ellas asegura que el entorno del monarca llegó a administrarle hormonas femeninas, para reducir su libido. Aquí estamos para hablar de ciencia, por lo que dejamos a un lado si las afirmaciones son o no falsas. Pero sí que surge una pregunta interesante: ¿qué pasaría si un hombre tomara hormonas femeninas?

Esto es algo habitual en las terapias de reasignación de género. No obstante, estos casos están respaldados por profesionales sanitarios, que se encargan de pautar las dosis adecuadas de estos fármacos. Si, en cambio, son personas sin estos conocimientos las que lo administran, pueden tener lugar efectos adversos que, efectivamente, pasan por la disminución del deseo sexual, pero también por otros síntomas mucho más graves.

Hormonas “femeninas” no es el término más adecuado

Para empezar, cabe destacar que las conocidas como hormonas femeninas en realidad no son exclusivas de este género. De hecho, están estrechamente relacionadas con las hormonas masculinas. Tanto, que uno de los estrógenos más importantes, el estradiol, se obtiene a partir de la testosterona.

Los estrógenos se encuentran en mayor cantidad en las mujeres, porque son esenciales para un correcto funcionamiento de su aparato reproductor y sus caracteres sexuales y porque se sintetizan tanto en los ovarios como en las glándulas suprarrenales. En hombres solo se encuentra la proporción producida por estas últimas y no juega un papel tan importante. Ahora bien, ¿qué pasa si esos niveles suben?

De forma accidental, podría ser que un hombre tomara hormonas femeninas a través de la píldora anticonceptiva. Estas están compuestas normalmente por estrógenos y progestágenos, en dosis adecuadas para controlar el ciclo menstrual. Si solo toman una o dos de estas pastillas probablemente la cantidad de hormonas no será suficiente para provocar ningún síntoma. No obstante, si lo hace de forma regular, sí que comenzará a padecer un abanico muy variado de síntomas.

¿Qué pasaría si un hombre tomara hormonas femeninas en gran cantidad?

Según explican en un artículo de Healthline, supervisado por la doctora Alana Biggers, si un hombre tomara hormonas femeninas, los síntomas que padecería irían desde disfunción eréctil a un crecimiento anormal del tejido mamario. También podrían experimentar cansancio y disminución de la libido, como comenta Corinna sobre las intenciones del entorno del rey emérito.

Pero también podría aparecer pérdida de la masa muscular y la densidad ósea, así como sofocos y problemas de concentración. Además, en Science Focus la doctora Hilary Guite añade que una sobredosis de estos fármacos podría derivar en la aparición de una trombosis venosa profunda.

En definitiva, administrar estrógenos a un hombre sin un control médico, además de poco ético, puede ser muy peligroso. Puede parecer gracioso cuando forma parte del argumento de una serie cómica de televisión, como ocurre en un capítulo de la española La que se avecina. Sin embargo, en la vida real, supone un gran riesgo, además de una falta de respeto a quienes sí necesitan ese tipo de tratamientos.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.