– Oct 9, 2020, 22:20 (CET)

Sitges 2020: ‘Los que vuelven’, un ‘horror folk’ de gran potencial pero resultados regulares

Los que vuelven es la cinta que la directora Laura Casabé presentó en el Festival de Sitges 2020. Aquí repesamos sus grandes aciertos y también sus tropiezos en esta película de 'horror folk' sobrenatural.

Nuestra cobertura de Festival de Sitges 2020 continúa, por lo que es momento de hablar de la película Los que vuelven, cinta dirigida por Laura Casabé. Se trata de un título de terror instalado en 1920 en una plantación de yerba mate en Argentina, en el que se combina una serie de temáticas sociales y terror sobrenatural. Repasemos aquí lo que nos ha parecido este tercer largometraje de Casabé; basado, por cierto, en el cortometraje La vuelta de Malón (2010) de la misma directora argentina.

Los que vuelven se relata en tres episodios: La pesadilla de Julia, El secreto de Kerana y Los que vuelven. Una cosa interesante al respecto es que la historia no es lineal y el verdadero trasfondo de los hechos se va revelando poco a poco, hasta comprender muy al final el panorama completo. La puesta en escena es destacada también, importantísimo para retratar la vida de campo en ese momento histórico y geográfico

Un elemento que juega un rol vital en la historia de Los que vuelven es la selva. Un tanto porque enmarca de forma sorprendente las acciones de los personajes. Y otro tanto porque la selva se vuelve un personaje más en el relato de Casabé. La directora se arriesga a crear un imaginario terrorífico que se esconde en el fondo de la selva. Este recurso siempre será efectivo por el misterio que esconden los parajes naturales. En Los que vuelven, además, se le dota de ser hogar de una deidad guaraní que no debe ser invocada: La Iguazú.

La maternidad y su peso social

los que vuelven

Uno de los ejes principales de la historia es la maternidad. Se aborda por dos vertientes distintas, a través del personaje principal, Julia (María Soldi) y su contraparte, Kerana (Lali González). La primera es la señora de la hacienda, esposa de Mariano (Alberto Ajaka), y la segunda es la sirvienta del lugar. Ambas exponen el peso de la maternidad a nivel social como fin ineludible de las mujeres, y como el señorío de una hacienda se extendía incluso a las personas y mujeres que vivían dentro de las haciendas.

El relato se vuelve más crudo cuando se nos revela que Julia no ha podido tener hijos, y que con anterioridad los ha perdido en varias ocasiones. Este peso social de la maternidad, sobre todo en la posición de la señora de la hacienda y en la época en la que se desarrolla la historia es un eje muy interesante que aborda la directora. Este tema es un eje principal de la cinta, pero se le pasa por encima a pesar de ser tan relevante.

Los tropiezos de 'Los que vuelven'

Sabemos bien que hay elementos en las películas de cualquier género que incluso se vuelven indispensables. Los que vuelven hace uso de muchos géneros del terror, así de esas ventajas narrativas y visuales que da la época en la que se instala la historia. Lo lamentable es que parece no sacar provecho de todo ello.

Por otro lado está el ruido que hace esa "mirada blanca" a las deidades de los pueblos ancestrales, a las que se les dota de poderes impensables y peligrosos. De cualquier forma se utiliza para dotar de misticismo a esas fuerzas fuera de la comprensión humana que pueden transformar la vida tal y como la conocemos.

A pesar de las ventajas de una historia contada con destreza, de las buenas actuaciones de la mayoría de los actores (algunos desperdiciados en papeles irrelevantes) y el tremendo poder de la selva como personaje, Los que vuelven, sobre todo hacia la mitad del último capítulo, pierde gran parte del sentido. Sí hay más eventos sangrientos y venganzas que por fin se culminan, sin embargo este aumento de acción y terror humano sanguinario le restan mucho al cierre. Además, hay escenas a lo largo de toda la cinta que se sientes forzadas o que no tienen realmente un peso narrativo relevante.

Así pues, con Los que vuelven se podrá tener una mirada terrorífica de las consecuencias de usar poderes incomprensibles. Con todo y sus tropiezos esta cinta argentina tiene momentos destacados, aunque también tiene sus grandes tropiezos. La cobertura del Festival de Sitges 2020 continúa en Hipertextual. El festival comenzó el 8 de octubre y continuará hasta el próximo día 18 de este mes.