Apoderándose de datos públicos de los votantes y bases de datos, Irán y Rusia habrían llevado a cabo el envío masivo de correos electrónicos para interferir en las elecciones de Estados Unidos del próximo 3 de noviembre. Así lo confirmaba el FBI en una rueda de prensa celebrada el pasado miércoles por la noche. La intención es clara, perjudicar en los resultados al actual presidente de los Estados Unidos.

El director de Inteligencia Nacional de EE.UU., John Ratcliffe, afirmó que existían indicios claros y manifiestos por parte de Irán y Rusia para interferir en las elecciones de los Estados Unidos 2020. Donal Trump y Joe Biden son los actuales candidatos para representar a los ciudadanos durante los próximos cuatro años de mandato.

La obtención de los datos podría haberse recogido gracias a que la información de los votantes suele estar disponible de manera pública. Esto podría dar indicios de que la infraestructura estadounidense no habría sido violada por parte de Rusia o Irán. No es la primera vez que ocurre algo similar, en las elecciones pasadas, EE.UU acusaba a Rusia con ciberataques para influir en la campaña electoral.

La información obtenida de diferentes vías y especialmente de correos electrónicos interceptados por la inteligencia nacional y a través de un informe del The Washington Post, revelaban amenazas hacia los votantes. La intención era clara, transmitir información errónea y amenazantes en caso de votar al actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El FBI pide cautela en compartir información sobre la intención de voto en los Estados Unidos

Element5 Digital / Unsplash

Para reducir la extensión de estas amenazas, el director del FBI Christopher Wray pidió a los ciudadanos ser cautelosos a la hora de compartir sus intenciones de voto en internet, ya sea en redes sociales o en sitios de acceso público.

Algunos de los ciudadanos recibieron correos electrónicos con amenazas del tipo iremos a por usted o estamos en posición de toda su información. La situación es especialmente grave ya que podría afectar en la decisión del voto de los ciudadanos, además de violar uno de sus derechos fundamentales para elegir libremente a su candidato.

John Ratcliffe hizo un llamamiento a los ciudadanos americanos para que no se dejen intimidar en caso de recibir un comunicado de este tipo: "Pedimos a todos los estadounidenses que hagan su parte para defenderse de aquellos que desean hacernos daño", añadiendo "No permita que estos esfuerzos tengan el efecto deseado".

Las elecciones de EE.UU. se encuentra ya en la recta final. El próximo 3 de noviembre, los americanos están llamados a las urnas para elegir a su nuevo presidente y vicepresidente durante los próximos cuatro años en los 50 estados que componen los Estados Unidos.