Tesla ha delineado ya sus planes de cara a una importante transición en términos de baterías para sus vehículos. Con una estrategia revelada por el propio Elon Musk en el reciente Battery Day, el CEO aclara ahora que estas se incluirán primeramente en Model Y, el nuevo SUV que la casa manufacturará en Berlín.

Así lo confirmaba a través de su perfil oficial en Twitter, donde expresaba que su factoría de Berlín –todavía en proceso de construcción– integrará las baterías con el nuevo diseño de celda 4680. El cambio en el diseño aportará mejoras significativas en lo relativo a la potencia y autonomía, además de preverse como un factor diferencial a la hora de reducir los costes de fabricación a largo plazo.

De este modo, la fábrica de Berlín se postula como un enclave todavía más estratégico para la empresa de Musk en su expansión a lo largo y ancho del mundo. Ya lo era antes, pero la redoblada apuesta que llega con las incorporación de las nuevas baterías refuerza la importancia de la planta alemana.

Recreacion de la fábrica de Tesla en Berlín
Recreacion de la fábrica de Tesla en Berlín.

Queda por ver cuál es el proceso de fabricación de estas baterías, si son manufacturadas por la propia Tesla o por una firma externa y el volumen de producción de las mismas. Se espera que la misma comience a producir el Model Y a partir de mediados del próximo año, si no hay inconvenientes de por medio. Si embargo, según los datos ofrecidos en el mencionado evento, la empresa no tendría capacidad de alcanzar un importante ritmo al respecto hasta 2022.

Riesgo en Berlín para Tesla

La implantación de nuevas tecnologías será un reto que tendrá que asumir la compañía en un primer momento, según confiesa el propio Musk. La factoría de berlinesa hará, en cierto modo, de "conejillo de indias" para poner a prueba lo que se extenderá, posteriormente, al resto de plantas que el fabricante tiene repartidas entre Estados Unidos y China.

"Se producirán muchas nuevas tecnologías en Berlín, lo que significa un riesgo de producción significativo", apostilla el CEO en el mismo tweet citado. "Fremont & Shanghai harán la transición en ~2 años cuando se pruebe la nueva tecnología".