La esperanza de que tengamos pronto una vacuna está en el aire. Aunque apuntan a que el próximo 3 de noviembre se aprobará la de AstraZeneca-Oxford, hay que esperar a que concluyan los ensayos clínicos en fase tres para saber si realmente tenemos una vacuna. Mientras tanto, varias de ellas se están probando en Brasil, pero ¿cuál es el motivo de que Brasil sea el laboratorio perfecto para probar las vacunas de COVID-19?

Actualmente ya se están probando dos vacunas. Por un lado, la de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, pero también la vacuna china, llamada Sinovac. Es más, Johnson and Johnson y Pfizer han recibido de forma reciente la autorización de Brasil para poner en marcha los ensayos clínicos de sus vacunas, tal y como ha informado la BBC Mundo.

Probar la vacuna en Brasil

Brasil es el segundo país más afectado por la COVID-19 en esta pandemia. De hecho, este viernes ya ha sobrepasado los 4 millones de personas contagiadas. Y este es el principal motivo por el que las vacunas se están probando en este país. Es decir, para poder probar una vacuna en las mejores condiciones es importante que haya altas tasas de transmisión comunitaria en el país elegido.

Gracias a las altas tasas de transmisión comunitaria sabremos si una vacuna es efectiva. Los resultados del ensayo clínico nos dirán cuántas de las personas que se han vacunado han generado anticuerpos. Pero, además, en caso de que pasen la COVID-19, sabremos si se hace con síntomas más leves. Es importante que haya alta transmisión comunitaria para que exista la posibilidad de contacto con el virus. Si se hace en una población con menos transmisión, no sabremos si los vacunados han tenido contacto y esta ha hecho efecto o, por lo contrario, simplemente es que no se han cruzado con el SARS-CoV-2.

Por este motivo, también se están haciendo ensayos clínicos en Estados Unidos. Otros países interesantes para hacer estos ensayos son Alemania, Holanda o España. De hecho, estos cuatro países son los elegidos por Johnson and Johnson para probar su vacuna, tal y como supimos la pasada semana. Fue el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, quien anunció la pasada semana que la Agencia Española del Medicamento había aprobado el primer ensayo clínico con personas en el país.

La otra razón

No obstante, los expertos apuntan otros motivos por los que Brasil puede ser el laboratorio perfecto para la vacuna de COVID-19. «Ciertamente se necesita una situación donde tienes suficiente prevalencia de una enfermedad para poder probar la eficacia de una vacuna y si ésta va a funcionar», ha comentado Jon Andrus, experto en epidemiología e inmunización de la Universidad George Washington en Estados Unidos, quien fue subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). «Pero pienso que **en Brasil hay casi una tormenta perfecta para los ensayos porque además de la alta prevalencia, el país tiene una larga historia de excelencia en salud pública, con instituciones de investigación reconocidas a nivel mundial como Fiocruz (Fundación Oswaldo Cruz) en Río de Janeiro, que durante décadas han estado realizando investigación y ensayos», afirma el experto a BBC Mundo.

De hecho, Fiocruz está participando en la investigación y producción de la vacuna de Oxford y AstraZeneca. Mientras que otra organización brasileña, el Instituto Butantan, está participando en la producción de la vacuna china Sinovac, apuntan desde BBC Mundo.

En denitiva, tanto por el tejido institucional y productivo para investigar la vacuna de la COVID-19 como por la alta transmisión comunitaria, Brasil parece ser el lugar idóneo para realizar ensayos clínicos.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.