Lo sabemos: a pesar de su extraordinaria historia, buenas actuaciones, magnífica puesta en escena y ese misterioso Mando interpretado por Pablo Pascal, Baby Yoda es la atracción central de The Mandalorian. El niño centro de todo el argumento de la serie insigne de Disney Plus ha inspirado muchos juguetes, disfraces y una ingente cantidad de mercancía publicitaria que, ahora mismo y a pesar de la pandemia, desbordan las tiendas de juguetes y curiosidades del mundo.

Pero el ingeniero de hardware Adam Woodworth ha hecho algo especial con su tributo a Baby Yoda: hizo volar a nuestro pequeño héroe. Y la ingeniería requerida para lograr esa hazaña, al parecer, requirió paciencia de nivel Jedi.

Woodworth muestra a Baby Yoda en un corto recorrido, así como la tecnología que utilizó para construir el mecanismo que permitió semejante hazaña. Desafortunadamente, solo hay un breve tiempo de vuelo durante los primeros minutos del video, pero es suficiente para demostrar que esta versión aérea de la cápsula flotante funciona según lo previsto y que sin duda es capaz de transportar su preciosa carga.

“Esta construcción puso a prueba mi paciencia y mi visión, a veces tratando de hacer que todos los componentes electrónicos encajaran en la pequeña carcasa”, escribe Woodworth en la descripción del video. Aunque puede parecer que Woodworth simplemente necesita colocar un dron en un juguete Hasbro, ese no fue el caso. De hecho, Woodworth tuvo que crear una cápsula duplicada, basada en la nueva línea Mission Fleet con policarbonato; un termoplástico amorfo transparente.

Lo que quiere decir, que tuvo que reproducir los diseños de la serie en formato casero y artesanal para lograr semejante prodigio técnico.

“Una de las partes más difíciles de todo esto fue lograr que el espacio de los accesorios se alineara correctamente”, dice Woodworth en el vídeo. Añade que hay “tal vez” un milímetro de espacio libre entre cada una de las cuatro cuchillas giratorias de la cápsula, lo que habla del nivel de atención al detalle del inspirado ingeniero y el esfuerzo que requirió a una de las series más populares del momento. Woodworth también tuvo que encontrar un lugar para un controlador de vuelo, así como una batería.

El resultado del arduo trabajo de Woodworth para la creación del juguete de Baby Yoda es, sin embargo, un prototipo listo para la venta minorista. Y aunque la cápsula tiene todas las características para llevar de paseo a Baby Yoda con enorme comodidad, Woodworth dice que solo se trató de un vuelo; uno que hizo para divertirse y para celebrar una de sus “partes favoritas” de Star Wars.

Lo que significa que todo lo que podemos hacer es esperar son más vídeos de construcción de tecnología mandaloriana casera, que sin duda Woodworth continuará compartiendo a medida que su imaginación le lleve por caminos inesperados. A menos que alguien de Disney se tope con esta enorme alerta de merchandising, y ya sabemos que ocurre en estos casos.