Autor: Claire Sicard.

Reducir el tiempo de espera en la caja y agilizar las visitas a Ikea.

Este es el nuevo objetivo de la empresa de muebles sueca, que lleva desde el pasado mes de julio probando un nuevo servicio de scan&go en su tienda de Lille (Francia). El sistema es bastante simple: el servicio se activa automáticamente a través de la geolocalización cuando el cliente abre la aplicación de Ikea o escanea un código QR en los carteles de la tienda. Al instante, el catálogo de artículos presentes en la tienda se carga directamente en el teléfono.

Luego, al hacer sus compras, el cliente escanea cada uno de los productos elegidos con su smartphone antes de ponerlos en su carrito o cesta. Una vez terminada la visita, sólo hay que ir a las cajas reservadas, hacer clic, escanear los códigos QR de cada producto y pagar.

De esta forma, el cliente no necesita sacar cada uno de sus artículos de su carrito, lo que le ahorra mucho tiempo.

Puede que la estrategia pronto llegue a otras tiendas Ikea

Esta prueba del gigante sueco de los muebles es la primera de la que podría ser una ola de cambios en la firma. Además del evidente ahorro de tiempo para el cliente, Ikea también cuenta con los bajos costes de implementación del servicio, ya que los visitantes utilizan sus propios móviles, evitando que la empresa tenga que comprar o desarrollar equipos propios.

Según la información de Olivier Dauvers, especialista en bienes de consumo, Ikea se fijó como objetivo un 5% de uso por parte de los clientes en el momento de lanzar la prueba. Estas cifras se habrían alcanzado en menos de un mes desde la implementación del servicio.

¿Y qué es lo siguiente? Un rápido despliegue del servicio scan & go por toda Francia, de nuevo según Olivier Dauvers, y puede que más tarde se extienda por el resto de Europa. Contactada por Business Insider, la dirección de la empresa no ha querido confirmar ni desmentir esta información.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider