Durante las últimas décadas, Disney se ha convertido en un conglomerado poderoso. La mayoría de quienes crecieron y se hicieron adultos en los últimos cuarenta años mantienen una relación emocional y sentida con buena parte de las películas del estudio.

Desde la nostalgia por los viejos clásicos hasta el asombro por la evolución de las producciones del estudio como parte de una mirada más amable sobre el mundo, los fanáticos de Disney siempre sentirán que hay un lugar para viejos y preciados recuerdos en toda su amplia filmografía.

Es por eso, que Disney Plus se ha esmerado en seleccionar un catálogo que abarca contenido especial para varias generaciones de fans y asegurarse de que todos los éxitos formen parte de la nueva experiencia streaming de la compañía.

Tanto si naciste en los dorados años ochenta, en los noventa o si tu edad coincide con el cambio de siglo, encontrarás mucho contenido de interés Disney Plus.

Para los de los divertidos, coloridos e inolvidables años ’80

¿Quién engañó a Roger Rabbit?, (1988) de Robert Zemeckis

En el peligroso, engañoso y extraño Hollywood de los años ’40, el detective Eddie Valiant (Bob Hoskins) debe encontrar pruebas sobre un ilícito romance entre Marvin Acme —el todopoderoso dueño de ToonTown— y Jessica Rabbit, la esposa de la nerviosa estrella Roger Rabbit.

Todo se complica cuando un asesinato pone entredicho la reputación de Valiant, un extraño villano comienza a dar muestras de sus pocos escrúpulos. La formidable Jessica se convierte en el centro de lo que parece una inexplicable conspiración.

Con todo su inteligente aire noir, la brillante percepción del juego de dimensiones y discurso de los dibujos animados y el peso de un clásico que envejeció muy bien. Ahora puedes disfrutar de ¿Quién engañó a Roger Rabbit? en Disney plus.

Cariño, he encogido a los niños, (1989) de Joe Johnston

Wayne Szalinski (el querido Rick Moranis) es un inventor con mucho tiempo libre y poco sentido del absurdo, que acaba de inventar la máquina que cree cambiará el mundo de la ciencia para siempre. Pero en lugar de eso, y en medio de una disparatada sucesión de accidentes, encoge a sus hijos y los arroja a la basura.

¿Lo mejor? Todo lo anterior no es más que el comienzo de una disparatada aventura que asombró en su momento por la combinación de cine de aventuras, comedia familiar y al final, ciencia ficción de la más divertida.

¿Recuerdas cuándo viste por primera vez Cariño, he encogido a los niños? Ahora puedes disfrutarla de nuevo en familia. ¿Alguien te ha llamado viejo? Nosotros, no.

Willow (1989,) de Ron Howard

Fantasía en estado puro de la mano de Willow. Cuando el joven y despreocupado Willow Ufgood (Warwick Davis) encuentra un bebé abandonado, comienza la aventura de su vida que le hará enfrentarse a la malvadísima reina Bavmorda (Jean Marsh). Además, encontrará su destino en el mundo de la magia, recorriendo toda una serie de aventuras excéntricas y, como no podía ser de otra forma, aprendiendo el poder del bien sobre el mal.

Todo en compañía de un, por entonces, despreocupado Val Kilmer, antes de llevar la capa del murciélago.

Si naciste en los frenéticos, llenos de bandboys y muchos brazaletes de colores años ’90

La pandilla, (1992) de Kenny Ortega

Corre los complicados años de 1899 en una Nueva York llena de inmigrantes y presionada por las duras condiciones de trabajo.

Es entonces, cuando un grupo de repartidores de periódico se convierten en un grupo de héroes al enfrentar a un poderoso y extraño villano, que a primera vista tiene todo para ganar. La Pandilla, ya disponible en Disney Plus, con sus canciones inolvidables, sus buena dosis de momentos emocionantes y un final extraordinario es una de las películas que seguramente estarás deseando volver a ver.

Flubber y el profesor chiflado, (1997) de Les Mayfield

El brillante y talentoso profesor Phillip Brainard (Robin Williams) es también un prodigio de distracción en estado puro: su amor por la ciencia le ha hecho perder la conexión con el mundo real y, de pronto, descubre que necesita volver a reconciliarse con la vida de las cosas sencillas, que incluye su boda tres veces pospuesta con la Dra. Sara Jean Reynolds (Marcia Gay Harden), presidenta de la universidad.

Casi por accidente, Phillip crea un invento que tiene toda la apariencia de revolucionar la ciencia. Pero nuestro buen doctor solo espera que le permita recuperar el corazón de la mujer que ama. ¿Podrá hacerlo?

Igualmente, Flubber y el profesor chiflado también nos sirve para recordar al magnífico Robin Williams por todo lo alto.

George de la jungla (1997), de Sam Weisman

George (Brendan Fraser) vive una existencia idílica en la jungla africana, en una versión descafeinada y ciertamente mucho más graciosa que la del Tarzan, también de Disney.

Nuestro querido George de la Jungla es además adorable, torpe y no tiene grandes ambiciones, como no sea ir de aquí para allá con sus amigos Tookie, el tucán; el inteligente gorila Ape y el elefantito Shep.

Pero nuestro George, de pronto, descubre que su vida idílica está a punto de terminar y que requerirá de todo su ingenio — no os riáis — para salvar a sus amigos animales.

Si naciste con el siglo y Disney para ti es una colección de clásicos

Lizzie McGuire, de Terri Minsky (2001–2014, temporadas completas)

La adolescente por excelencia de los primeros años del nuevo milenio regresa en todo su encanto para recordarte por qué te reías a carcajadas con sus aventuras domésticas — todavía lo haces, lo sabemos — y el motivo por el cuál sigue siendo la favorita de todos los que crecieron en tu compañía.

Por añadido: tendremos a la Hilary Duff de Lizzie McGuire en estado puro.

Raven, de Michael Poryes y Susan Sherman (2003–2007, temporadas completas)

Raven puede ver el futuro, pero hasta ahora eso solo le ha traído problemas. Bienvenidos a la vida de la vidente más graciosa de la televisión y sus peripecias para equilibrar la escuela, la vida familiar y sus visiones con su típica — ¿típica? — adolescencia.

Hannah Montana, de Michael Poryes, Rich Correll y Barry O’Brien (2006–2011, temporadas completas)

Antes de pendular en una bola de metal, mostrar su sexualidad públicamente, contraer matrimonio y divorciarse, Miley Cyrus interpretó a la cantante pop Miley Stewart, recién llegada a Malibú, California.

Miley tiene un problema: desea paz y eso implica mantener en secreto su famoso alter ego Hannah Montana, en secreto. En medio de algo semejante y un recorrido trepidante entre todo lo que la adolescencia puede ser, Miley (Cyrus y Stewart) se convirtieron en símbolos de una generación y de las rápidas transiciones a la vida adulta.

¡Oh vamos!¡Sabemos que quieres verla de nuevo!

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.