Aunque la Administración Trump no se ha caracterizado, en estos cuatro años, por ser especialmente predecible, la Orden Ejecutiva que el presidente firmaba contra WeChat es, sin duda, uno de los hechos más insólitos en el tramo final de la legislatura. Uno que puede venir acompañado de un vasto número de consecuencias.

El documento revelaba las intenciones de Estados Unidos de prohibir el comercio de cualquier empresa estadounidense con WeChat. Una medida que va más allá de la aplicación china, sino que podría afectar de manera directa a empresas que, como Apple, la distribuyen a través de su tienda de aplicaciones.

No obstante, aún no hay nada claro. Por una parte, no han quedado expuestas aún todas las implicaciones de la Orden firmada por Donald Trump, que deberán cumplir las empresas estatales a partir del próximo mes de septiembre; por otra, la presión que se ejerza de aquí a entonces por estas firmas –como ya está corriendo– podría dar un nuevo vuelco a la situación.

WeChat, mucho más que una aplicación

A pesar de que la decisión de poner coto a WeChat pueda parecer algo trivial a ojos de Occidente –menos importante, incluso, que la acción equivalente que se pretende imponer contra la popular red social TikTok–, la realidad es bien diferente.

WeChat se ha ido posicionado a lo largo de los años como la app indispensable para quien habita en China. Lejos ha quedado su uso como una mera red social o app de mensajería, mutando en todo un ecosistema donde se alojan opciones de pago en comercios y entre particulares, servicios de reserva de transporte o de hoteles, leer noticias e incluso alquilar una casa. Es el epicentro del día a día social virtual en el país.

Ante esto se eleva el temor de que la citada Orden ejecutiva derive en el impedimento de esta aplicación para permanecer en la App Store. Apple podría verse obligada a suprimirla de manera unilateral de su tienda de aplicaciones en Estados Unidos, generando un notable caos entre los usuarios.

El escenario que se plantea, si una prohibición llega a entrar en vigor, dejaría a muchos usuarios sin una de las aplicaciones más valiosas. Zheng Chulian, residente en Norteamérica y con familia en China, utiliza WeChat para "hablar con sus amigos y familia". "Es la app por defecto, pues todo el mundo allí lo usa", explica a este medio.

No solo para comunicarse sirve este servicio, como se ha mencionado anteriormente, y Chulian relata que lo utiliza para "cambiar dinero o comprar productos instantáneamente con el banco integrado en WeChat".

Así las cosas, la sombra del posible bloqueo se plantea como un problema de gran calado para cientos de miles de personas –más de un millón en Estados Unidos–, que podrían ser varios millones si el bloqueo se extiende más allá del país gobernado por Trump.

Bloqueo: ¿hasta dónde?

Uno de los intrigantes que plantea el texto firmado por el dirigente estadounidense es el alcance de la Orden. Mientras que retirar WeChat de la App Store norteamericana generaría un impacto reducido, hacer lo propio en su homóloga china podría ser el equivalente a una hecatombe para la empresa de Cupertino.

Así lo expresa el reputado analista del sector Ming-Chi Kuo, quien es claro al afirmar que una medida de estas características "hundiría" las ventas de iPhone en China. "Estimamos que los envíos globales de ‌iPhone‌ disminuirán entre un 25% y un 30%. Los envíos globales de otros productos de hardware de Apple, incluidos AirPods, iPad, Apple Watch y Mac, se reducirán entre un 15% y un 25%".

Apple Store en Shanghái.

Una posición con la que concuerda Junhui, profesor de universidad en Shanghái, "Si Apple elimina WeChat de la App Store, nadie en China comprará un iPhone", asevera. Una opinión que es fácil de cuantificar si se asume como compartida entre los más de mil millones de usuarios de uno de los smartphones de la empresa en suelo chino.

Daniel Ives, analista en Wedbush Securities, llama al optimismo. A pesar de que ambos países se encuentran sumidos en una "Guerra Fría tecnológica", según cuenta a Hipertextual no espera ver acciones de venganza contra Apple por parte de China. Su posición como "empleador estretégico" y su peso como firma global, expresa, blindan a la corporación de Cupertino de lo que muchos llevan ya meses vaticinando. No cree, además, que WeChat vaya a ser retirada de la App Store asiática, minimizando así los posibles efectos adversos sobre el negocio.

Tanto Apple como otras empresas estadounidenses se han mostrado reacias a la acción del Gobierno en contra de plataformas como la citada. La relevancia de China en el mercado global es evidente, y nadie quiere dejar espacio para que otra compañía de la competencia aproveche el hueco.

En los últimos resultados trimestrales comunicados por Apple, por ejemplo, la tecnológica reportó unos ingresos de 9,329 millones de dólares provenientes de China. Supone algo más del 15 % de lo generado por la firma durante ese periodo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.