Sony Corporation realizó una inversión de 250 millones de dólares en Epic Games, según anunciaron ambas compañías a través de un comunicado. Pese a ser una participación mínima (1.4%) en la empresa responsable de Fortnite y Unreal Engine, se trata de un movimiento completamente inesperado en la industria de los videojuegos. Sucede, además, cuando nos aproximamos a la próxima generación de consolas de videojuegos. ¿Cuál es realmente el objetivo de la compañía japonesa?

La intención de Sony es consolidar todavía más la relación que ya existe entre ambas empresas. "Refuerza la misión compartida de avanzar en el estado del arte en tecnología, entretenimiento y servicios en línea conectados socialmente", añaden. Asimismo, la inversión permitirá que Epic Games colabore en la cartera de productos tecnológicos de entretenimiento de Sony. Esta última, por su parte, hará lo propio con el ecosistema digital de Epic. La meta final es "crear experiencias únicas para consumidores y creadores de contenido".

Buscando oportunidades de colaboración

Es muy importante aclarar que esta asociación económica no significa que Fortnite será un título exclusivo de las consolas PlayStation. Tampoco que Unreal Engine solo podrá ser usado por los estudios de desarrollo de Sony. Sin embargo, señalan que explorarán oportunidades de mayor colaboración "para deleitar y aportar valor a los consumidores y a la industria en general, no solo en los juegos, sino también en el panorama de entretenimiento digital". Así lo expresó Kenichiro Yoshida, CEO de Sony.

Por su parte, Tim Sweeney, CEO de Epic Games, declaró que las dos compañías han creado "negocios en la intersección de la creatividad y la tecnología", compartiendo así su visión en los sectores de los videojuegos, cine, música y experiencias sociales. "Juntos nos esforzamos por construir un ecosistema digital aún más abierto y accesible para todos los consumidores y creadores de contenido por igual", concluyó.

Sony y Epic Games dejaron entrever su excelente relación cuando se presentó Unreal Engine 5 corriendo en la PlayStation 5, ya que trabajaron codo a codo para hacerlo posible. Y es que Sweeney declaró que la nueva consola era un "dispositivo notablemente equilibrado". Además, añadió que la arquitectura del sistema de almacenamiento está "por delante de cualquier cosa que puedas comprar para PC". Indudablemente, Sony acaba de sumar un aliado gigante de cara a la guerra de consolas que se aproxima.