Cientos de drones han sobrevolado el cielo nocturno de Seúl, la capital de Corea del Sur, para agradecer a los sanitarios y concienciar a la población de las medidas de seguridad que deben llevar a cabo para prevenir nuevos contagios por coronavirus (COVID-19).

Según explica Aljazeera, el espectáculo fue llevado a cabo por unos 300 drones. Todos ellos fueron programados para representar, durante unos diez minutos, diferentes imágenes sobre el río Han. Entre ellos se incluyeron consejos como llevar las mascarillas, mantener la distancia social entre personas o lavarse las manos con frecuencia para evitar la propagación del virus. También se homenajeó a los sanitarios que combatieron el virus durante la pandemia con mensajes como “Gracias a ti” o “Ánimo, República de Corea”.

Los drones cada vez van más allá

Los drones han comenzado a posicionarse poco a poco como una sólida alternativa a los fuegos artificiales convencionales. Las aeronaves no tripuladas permiten representar imágenes diferentes imágenes con mayor precisión, generan un menor nivel de ruido, permiten generar gráficos animados en el cielo y, además, son capaces de representar escenas durante un mayor tiempo.

Esta no es la primera vez que los drones se utilizan para representar escenas en el cielo. En los juegos olímpicos de invierno de PyeongChang, Intel utilizó más de 1.200 de drones para representar escenas durante la ceremonia de inauguración. La empresa norteamericana también utilizó en California unos 1.500 drones para representar imágenes nocturnas en 2018. Muchos describen estos drones como “fuegos artificiales digitales”.

Los drones, como producto, tienen múltiples aplicaciones en diversas áreas. Entre ellas se incluye su uso como método de entrega de paquetes, algo con lo que múltiples empresas de delivery están experimentando en la actualidad. Estas aeronaves no tripuladas también se utilizan con fines cinematográficos, vigilar extensos cultivos e incluso realizar reparaciones en infraestructuras avanzadas.