Microsoft anunció que Windows 10 te permitirá ejecutar aplicaciones de Linux con interfaz gráfica (GUI). Se trata, desde luego, de otro movimiento clave para seguir abrazando el sistema operativo creado por Linus Torvalds. Los de Redmond han estado realizando constantes mejoras a WSL (Windows Subsystem for Linux) en los últimos meses, sin embargo, ninguna actualización había sido tan importante como la que lanzarán este mes, pues agregarán soporte total para el kernel de Linux.

Gracias a lo anterior, los usuarios interesados podrán correr apps de Linux y Windows de manera simultánea. Si bien ya existían algunas propuestas de terceros para lograr el mismo propósito —servidores X—, la comunidad constantemente reportaba problemas de rendimiento gráfico. No obstante, Microsoft promete que Windows 10 no solo solucionará el inconveniente mencionado, también ofrecerá aceleración por hardware. Esto podría beneficiar a distintos escenarios de desarrollo, principalmente al cómputo paralelo, aprendizaje automático y modelos de inteligencia artificial.

Para aprovechar las novedades solo será necesario instalar un archivo ejecutable "wsl.exe" y Windows 10 se encargará del resto. El objetivo de Microsoft, según mencionan en su web, es que usar aplicaciones de Linux en Windows 10 sea un proceso fácil y rápido. Cabe señalar que el soporte para las apps de Linux con GUI todavía no tiene fecha de disponibilidad. Sin embargo, en los próximos meses se iniciará una fase de pruebas —con la aceleración por hardware incluida— para los miembros del programa Windows Insider.

Nuevas características relacionadas con Linux

Apenas a principios de abril te contamos que Windows 10 ofrecerá un acceso directo a tus archivos de Linux, siempre y cuando tengas el subsistema de Windows instalado. El acceso aparecerá en el explorador de archivos y podrás incluso navegar hasta el directorio raíz (root) del sistema operativo. A diferencia de las aplicaciones con interfaz gráfica, el acceso directo ya se encuentra disponible, pero solo en Windows Insider. Si bien se harán esperar varios meses para el resto de personas, es un conjunto de características que hasta hace unos años parecían imposibles.

Brad Smith, presidente de Microsoft, afirmó que la compañía "estuvo en el lado equivocado de la historia cuando las iniciativas de codigo abierto explotaron a principios de siglo". Sin lugar a dudas, son palabras bastante significativas que dejan claro el cambio de filosofía del gigante de Redmond. "La buena noticia es que, si la vida es lo suficientemente larga, puedes aprender que necesitas cambiar", añadió.