Aunque en origen la idea era buena, con los años se ha visto que no siempre funciona como debería. Me refiero a Google Chrome Helper, un proceso que suele aparecer en la lista de los procesos que más memoria consumen cuando tu ordenador empieza a renquear o va mucho más lento de lo habitual.

El problema se suele dar en Macs, aunque los PCs con Windows tampoco están libres de problemas relacionados con Google Chrome Helper. Los síntomas son fáciles de detectar: una página tarda en cargarse, una pestaña aparece como caída cuando segundos antes se veía correctamente, no puedes moverte por una página… En definitiva, Google Chrome deja de responder durante unos segundos que se pueden eternizar.

Lamentablemente, este problema no es nuevo. No es habitual, pero sí se lleva produciendo desde hace más de ocho años. En parte, porque el causante no es directamente Google Chrome o el proceso asociado Google Chrome Helper. Según diversas fuentes no oficiales, este proceso se refiere al contenido integrado que se ejecuta fuera del navegador, y más concretamente, aquel que corre a través de plugins y extensiones. En definitiva, es básicamente un intermediario, y cuando ese plugin o extensión no funciona como debiera, la culpa se la lleva Google Chrome Helper.

Soluciones a Google Chrome Helper

La mala noticia es que el excesivo consumo de memoria por parte de Google Chrome Helper se produce desde hace años y va a seguir siendo así mientras Google no cambie drásticamente la relación de su navegador web con plugins y extensiones de terceros. Es decir, actualizar Google Chrome no te va a ayudar en este caso concreto.

Cuando se produce el problema por primera vez, la solución más eficaz y, drástica a su vez, consiste en terminar el proceso. Para ello, deberás abrir el Monitor de Actividad en macOS o el Administrador de tareas en Windows o cerrar o forzar el cierre del proceso llamado Google Chrome Helper.

Puede que alguna página o aplicación web que tuvieras abiertas dejen de funcionar, pero al menos habrás recuperado el control de Google Chrome.

En el mejor de los casos, el problema de consumo de memoria por parte de Google Chrome Helper será puntual. Tras cerrar el proceso y volverse a abrir, ya no tendrás que preocuparte.

Pero si el problema se repite, entonces deberás tomar otras medidas de prevención. La más definitiva consiste en desactivar directamente Google Chrome Helper. La consecuencia será que cuando Google Chrome necesite una extensión o plugin, te lo pedirá para que la actives manualmente. Una pequeña incomodidad para evitar que Chrome se haga con toda la memoria disponible en tu PC o Mac.

Desactivar o deshabilitar Google Chrome Helper es relativamente simple. Deberás ir a la Configuración de Google Chrome, que encontrarás en el desplegable de la esquina superior derecha. Dentro de Configuración, dirígete a Privacidad y seguridad > Configuración de sitios web > Acceso de complementos sin pasar por la zona de pruebas. En inglés, este apartado tan largo recibe el escueto y más clarecedor nombre de “Unsandboxed plugin access”.

Lo único que tendrás que hacer es desactivar la opción por defecto, es decir, el indicador azul pasará en gris cuando hagas clic encima. Deberás ver el mensaje “No permitir que los sitios web utilicen un complemento para acceder a tu ordenador”.

Si no quieres ser tan drástico y tienes tiempo para ello, puedes simplemente revisar tus extensiones de Google Chrome. Puede que alguna de ellas sea la causante del consumo exagerado de memoria por parte de Google Chrome Helper. Desde Más herramientas > Extensiones puedes desactivar una a una cada extensión.

Desactivas una, cierras y vuelves a abrir Google Chrome y esperas a ver si el problema persiste. Así con cada extensión hasta encontrar la culpable.

👇 Más en Hipertextual