Facebook aceptó pagar 52 millones de dólares a todos los moderadores que desarrollaron trastorno por estrés postraumático a causa de su trabajo, según informa The Verge. La medida, acordada con la Corte Superior de San Mateo, California, incluye no solo a los empleados que abandonaron la compañía, también a los que todavía se mantienen en ella. Estos últimos, además de ser compensados por los daños, recibirán asesoramiento por parte de la red social para que sigan cumpliendo su labor.

Cada uno de los 11.250 moderadores involucrados deberá recibir, como mínimo, 1.000 dólares. Si el diagnóstico concluye que tienen el trastorno por estrés postraumático u otras afecciones mentales —como depresión—, podrán optar a una cifra máxima de 50.000 dólares. Según los abogados que llevaron el caso, más de la mitad puede reclamar el pago adicional. El problema, desde luego, es mucho más grave de lo que en un principio se creía, y representa otra mancha más en el largo historial de escándalos de Facebook.

La demanda de los moderadores

Fue en septiembre de 2018 cuando Selena Scola, ex moderadora de Facebook, demandó a la compañía por causarle estrés postraumático tras 9 meses. ¿La causa? La constante exposición a imágenes "altamente tóxicas y extremadamente perturbadoras". Más allá de lo desagradable del contenido que con el que deben lidiar diariamente, la afectada acusó a Facebook de no brindarle la capacitación adecuada para sobrellevar su trabajo. Debían intervenir servicios especializados en salud mental, y la empresa no los facilitó.

Según Scola, su responsabilidad como moderadora le exigía examinar contenido sobre abusos sexuales infantiles, violaciones, torturas, decapitaciones, suicidios y asesinatos, entre otras tantas cosas desagradables que aparecen en internet. Scola, por fortuna, no se quedó sola en su propósito, pues paulatinamente se sumaron otros moderadores que presentaban las mismas consecuencias del difícil trabajo. Con el paso de los meses los afectados crecieron en número y lograron atraer los reflectores.

La Corte de California determinó que los moderadores pueden gastar el dinero obtenido en lo que quieran. Sin embargo, Facebook pretende asegurarse que se invierta en su tratamiento mental. "Estamos muy contentos. Facebook trabajó con nosotros para crear un programa sin precedentes para ayudar a las personas a realizar un trabajo que era inimaginable incluso hace unos años", indicó el abogado Steve Williams.

Asimismo, los dirigidos por Mike Zuckerberg realizarán "mejoras" en sus herramientas de moderación. Eso incluye silenciar el audio de manera predeterminada y que los vídeos se muestren en blanco y negro. Los moderadores que se enfrenten diariamente a lo mas desagradable de internet, recibirán capacitación por parte de un experto en salud mental. Si presentan alguna crisis debido a su trabajo, en menos de 24 horas tendrán acceso a una sesión con un profesional de la materia.