La pandemia, y la consecuente crisis social y financiera que ya se está avisando, no paran el mundo de los emprendedores ni un minuto. Por un lado muchos han reconvertido su actividad para ayudar al sistema sanitario y otros intentan superar el bache. Pero también las grandes inversiones internacionales siguen al día.

Es el caso de Frontity, una startup española fundada por Pablo Postigo y Luis Herranz que nació en 2015 con la idea de crear un sistema para convertir blogs diseñados en WordPress en plataformas nativas de móvil –ahora centrada en ayudar a los grandes medios de comunicación a perfeccionar sus webs–. Según ha podido adelantar La Información, Automatic –empresa propietaria de WordPress– ha cerrado una ronda de inversión por 1 millón de euros. En la operación también han participado k Fund, liderando la operación, además de varios business angels: Walter Kobylanski, cofundador de Gigas, y José María Torroja.

Una operación que, pese a anunciarse en mitad de una pandemia, ya cuenta con un recorrido. La firma final se realizó justo antes de los estados de alarma de España y Estados Unidos, por lo que no ha sufrido ninguna variación por la situación actual.

Igualmente, la operación tiene mucho sentido. Que la propietaria de WordPress –sistema que, por cierto, es usado por casi el 35% de las webs a través de WordPress.org– invierta en una empresa dedicada a mejorar webs basadas en esta plataforma muestra el largo recorrido que tiene la empresa norteamericana en sus decisiones de inversión.

Frontity es, en cualquier caso, su primera incursión en España, pero no es ni mucho menos la primera operación de Automatic en el mundo. Desde hace años, la compañía ha tenido la misión de encontrar los mejores complementos a su actividad dentro del mundo de WordPress.

Poco conocida por sus inversiones, Automatic solo ha participado en 6 operaciones desde 2011 principalmente en Estados Unidos. OwnLocal, dedicada al marketing multicanal, WP Engine para la experiencia de usuario en la plataforma y Presstable enfocada al hosting forman parte de su familia local. Solo han salido fuera del país para ir a Dinamarca para invertir una cantidad desconocida en Codeable –una compañía de soluciones en WordPress– y a Sudáfrica con una inversión de 225.000 dólares una startup enfocada al comercio en la plataforma, Grapflow.

La última de ellas, en febrero de este año y justo antes de los momentos más complicados de la pandemia, fue Strattic en Israel; un punto de atracción para muchas inversiones estadounidenses. 6,5 millones de capital para la compañía, según TechCrunch dedicada a reducir las consultas de bases de datos de los sitios basados en WordPress: una mejora enfocada a aumentar la seguridad de las webs. Otras de las inversiones más lógicas para la compañía estadounidense que invirtieron en una tecnológica extranjera que no lograba levantar fondos en Isreael, donde los fondos no estaban interesados en sistemas basados en WordPress.

Sin embargo, son las compras las que han definido a Automatic; 20 desde que la compañía decidiese entrar en los mercados de compra de talento tecnológico. La mayor parte de ellas antes de 2015, son las de los últimos años las que han resonado más en el sector. Atavist o Prospress formando parte de su porfolio de los últimos años o la última, en 2019, haciéndose con la desarrolladora de CRMs, ZBS CRM.

Pero fue en verano de ese mismo año cuando la adquisición de Automatic más llamativa llegaba a los medios. Por menos de 3 millones de dólares según fuentes del momento, toda una ganga teniendo en cuenta su historial, Automatic compraba Tumblr propiedad de Verizon después de absorber a Yahoo! en 2017.

La propia Yahoo!, en 2013, anunciaba por todo lo alto la adquisición de Tumblr por 1.100 millones de dólares justo antes de que Facebook o Instagram dominasen el mundo de las redes sociales. Lo cierto es que la apuesta fuerte de Yahoo! quedó abandonada al poco tiempo, convirtiendo la operación en un fracaso. La poca velocidad de adaptación a las plataformas móviles, impuesta por la enorme burocracia de Yahoo!, mató al éxito de internet ante su competencia.