Huawei P40 Lite
– Abr 8, 2020, 14:32 (CET)

Huawei P40 Lite, análisis: la vida sin Google no es la vida mejor

El más pequeño de la nueva familia P40 tiene ante sí un reto mayúsculo: convencer a los usuarios de la gama media que se puede disfrutar de un buen smartphone sin los servicios de Google.

Históricamente, la gama Lite ha dado muy buenos resultados a Huawei. Mientras que los smartphones de alta gama reflejan el avance cualitativo de sus productos, los de gama media y baja son los encargados de llenar las arcas de la compañía y sostener el negocio de consumo.

El P40 Lite, por lo tanto, es un producto muy importante en esa estrategia. Sin embargo, esta es la primera generación que sale al mercado sin los servicios de Google, lo que representa un obstáculo importante en el proceso de venta del producto. La compañía asegura que la experiencia no tiene por qué ser peor. De hecho, ofrece alternativas para disfrutar de muchas de las aplicaciones presentes en Google Play Store. Pero, ¿será eso suficiente para seguir inclinando la balanza a su favor? ¿Qué ofrece el Huawei P40 Lite que pueda convencer a los clientes de su compra? Esas son algunas de las preguntas que tratamos de responder en este análisis.

Un hardware a la altura de lo esperado

Cuando sacamos el Huawei P40 Lite de la caja, lo primero que observamos es un diseño conservador comparado con el resto de apuestas de la competencia. El frontal tiene unos marcos reducidos, el módulo fotográfico tiene una forma cuadrada... No hay grandes sorpresas en este sentido.

El P40 Lite, eso sí, es ligeramente más grande y grueso que su predecesor. Esto se debe, en parte, a su pantalla y su batería, que crecen en tamaño para satisfacer los hábitos de consumo de los clientes. El aumento no es drástico, aunque sí resulta apreciable respecto a la generación anterior y otros equipos de la competencia como el Galaxy A51 de Samsung.

En lo que a construcción se refiere, el P40 Lite se siente algo más económico que otros productos de la competencia. Esto se puede apreciar en ciertos detalles, como la forma en la que el cristal frontal y el recubrimiento de la zona posterior se funden con el marco lateral, que resulta más brusca que en otros modelos de la misma marca como el Huawei Nova 5T o el Mi 9T de Xiaomi.

En el frontal, Huawei ha decidido optar por una perforación en la parte superior de la pantalla, lo que soluciona la colocación de la cámara delantera. Este recurso, que ya hemos visto en otros teléfonos de gama alta, permite reducir más que otras opciones el grado de intrusismo y maximizar la sensación de inmersión en los contenidos multimedia.

En cuanto a biometría, el nuevo Huawei P40 Lite cuenta con un lector físico situado en el lateral del teléfono. Este funciona rápidamente y con precisión, aunque, dada su ubicación, hay situaciones en las que puede resultar más difícil de acceder que los lectores bajo la pantalla presentes en otros modelos. El usuario también puede configurar el sistema de desbloqueo facial (2D), que resulta más accesible pero, eso sí, ofrece un menor nivel de seguridad.

Huawei P40 Lite

El P40 Lite monta una pantalla de 6,44 pulgadas con tecnología LCD y una resolución Full HD+. Cualitativamente, el panel es bueno, pero no supera a muchos modelos de la competencia. El Xiaomi Mi 9T, por ejemplo, incorpora un panel AMOLED que ofrece una mejor experiencia en diversos ámbitos, especialmente en lo que a contraste y tonos oscuros se refiere. A eso hay que sumar, además, que la calibración por defecto satura los colores en exceso, lo que puede llevar al usuario a editar fotografías erróneamente, por ejemplo. Esto último se puede modificar en la sección de ajustes, aunque sería mejor si la configuración por defecto fuese más neutra.

En su interior, el Huawei P40 Lite utiliza un procesador fabricado por la propia compañía: el Kirin 810 de HiSilicon. Tras realizar diversas pruebas, comprobamos que el rendimiento de su GPU es ligeramente superior a las del Snapdragon 730 del Xiaomi Mi 9T, el MediaTek Helio G90T del Redmi Note 8 Pro y el Exynos 9611 del Galaxy A51. De hecho, la única excepción en este sentido es el Huawei Nova 5T, con el SoC Kirin 980 presente en equipos de alta gama como el P30 Pro.

Este gran rendimiento también se refleja en el uso diario. Durante el tiempo que lo hemos estado probando, el teléfono se ha comportado de manera positiva incluso durante la ejecución de aplicaciones exigentes. La diferencia es bastante significativa si se compara, por ejemplo, con el Galaxy A51 de Samsung.

En cuanto a almacenamiento, la versión más básica del Huawei P40 Lite parte de los 128 GB, una cantidad para nada desdeñable si tenemos en cuenta no sólo dispositivos de su rango, sino incluso superiores. Además, el teléfono permite, como ya es habitual, ampliar la memoria mediante memorias extraibles en formato NM. No obstante, habría sido más acertado incorporar una ranura para tarjetas microSD, que ofrece mayor flexibilidad y unos precios más bajos.

Huawei es posiblemente una de las compañías que más tiempo, y de una forma más acertada, lleva impulsando la mejora de la autonomía y los sistemas de carga rápida. Ese esfuerzo puede apreciarse en el Huawei P40 Lite, con una batería de 4.200 mAh que, unido a los algoritmos de gestión energética, hace que el usuario pueda despedirse del uso del cargador incluso en las jornadas más exigentes.

No obstante, el punto diferenciador en este sentido es el sistema de carga rápida, que inyecta hasta 40 W de potencia y permite alcanzar un nivel de batería bastante alto en menos de una hora. Este supera incluso a equipos mucho más caros, como el Galaxy S20 o el iPhone 11 Pro.

Una cámara solvente, aunque imperfectaa

Huawei P40 Lite

La gama media cada vez está más apretada en cuanto a buen resultado fotográfico. Los fabricantes más importantes hacen mucho énfasis es este campo, ofreciendo mejores prestaciones tanto a nivel de software como de hardware. En este sentido, el Huawei P40 Lite se desenvuelve en la línea que el resto de competidores.

El P40 Lite incorpora un módulo fotográfico principal compuesto por cuatro sensores diferentes: uno estándar, un gran angular, un sensor macro y un sensor de profundidad. En esta configuración se echa en falta un teleobjetivo físico que permita realizar zoom sin recurrir al recorte digital (como actualmente sucede) y, además, ofrezca la posibilidad de disparar con una distancia focal equivalente a 50 mm.

El sensor principal tiene una resolución de 48 megapíxeles, pero su valor real está en la tecnología pixel binning, que combina la información cuatro píxeles en uno y transforma una imagen inicial de 48 megapíxeles en una final de 12 con mejor luminosidad.

En general, los resultados obtenidos con el P40 Lite son buenos, especialmente en condiciones de luz adversa, donde los algoritmos de Huawei le ayudan a obtener mejores resultados que equipos como el Mi 9T. De día, no obstante, hay cierto margen de mejora en la interpretación de los colores, la nitidez y en el tratamiento de las texturas, tres aspectos en los que el modelo de Xiaomi sí hace generalmente un mejor trabajo.

En cuanto al modo retrato, el P40 Lite recurre a una cámara de profundidad (que no es de tipo ToF). Tras varios días de uso y pruebas, la conclusión es que no siempre acierta con el desenfoque y en ocasiones comete errores bastante visibles. Además, aplica una serie de ajustes que suaviza en exceso la piel.

La vida sin Google no es la vida mejor

Logo de Google
Fuente: Unsplash.

Debido al veto impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos, el Huawei P40 Lite no trae consigo los servicios de Google (Google Mobile Services). Esto significa que ni Gmail, ni Google Maps, ni la Play Store están disponibles –ni se pueden instalar oficialmente– en este equipo. Como sustitución, Huawei ofrece una tienda bautizada como AppGallery, que si bien cuenta de manera nativa con aplicaciones como Amazon Prime Video, TikTok o Tinder, echa en falta otras de gran popularidad como Whatsapp, Netflix o Instagram.

A día de hoy existen métodos alternativos para obtener estas aplicaciones, como la utilidad Phone Clone para transferir las aplicaciones del teléfono viejo o la descarga de archivos APKs desde repositorios de terceros. No obstante, ninguno de estos caminos constituye una solución segura y duradera. Cosas que ahora están estandarizadas (como las actualizaciones automáticas, la seguridad en las descargas o la privacidad de los datos) no estarían garantizadas si se hace uso de esos métodos alternativos, lo que podría derivar en diversos fallos.

Esta difícil situación hace que recomendar el Huawei P40 Lite resulte prácticamente imposible. De nada sirve tener una excelente autonomía o un procesador muy potente si las aplicaciones y los juegos más populares del mercado no están ahí para exprimir esa capacidad. Y lo mismo podría decirse de su cámara: de nada sirve que el modo nocturno funcione bien si redes sociales como Instagram no son compatibles –al menos por el momento– con este equipo.

El día de mañana, si la AppGallery evoluciona lo suficiente o el conflicto con Estados Unidos se resuelve, la situación será muy diferente. Pero, al menos por el momento, resulta más sensato mirar a los catálogos de la competencia e invertir el dinero en un producto que sí traiga consigo los servicios de Google que toda Europa conoce y utiliza.