Nadie puede poner en duda que el HAL 9000, la emblemática inteligencia artificial de 2001: Odisea en el Espacio, es todo un símbolo de la ciencia ficción. Seguramente cuando se publicó la novela en 1968, e incluso con la adaptación cinematográfica que llegó tres décadas más tarde, muchos soñaban con disponer de un ordenador con capacidades inteligentes, aunque sin la maldad que puso en peligro a la nave Discovery One, claro está.

El acelerado avance del mundo tecnológico nos ha trasladado a una era en la que usamos dispositivos inteligentes y asistentes digitales de manera cotidiana, sin embargo, una persona creyó que era posible recrear —hasta cierto punto— el Heuristically Programmed Algorithmic Computer 9000 con tecnologías del presente. Zach Hipps se asignó la tarea de hacerlo realidad con la ayuda de Google Assistant y una Raspberry Pi. Tranquilo, no es una IA maligna.

A través de su canal de YouTube, Hipps nos muestra el proceso de creación de principio a fin. Su HAL 9000 usa una Raspberry Pi 3 con un micrófono USB, este último para escuchar los comandos de voz. Posteriormente se apoyó en un entorno virtual de Python y en la consola de Google APIs con el fin de instalar Google Assistant en la Raspberry Pi. La mala noticia es que la API de la compañía todavía no permite activar al asistente con un comando, por lo que fue necesario integrar un botón físico para escuchar las peticiones del usuario.

La carcasa, por su parte, fue fabricada con una impresora 3D, concretamente una Fusion 360. ¿Recuerdas la emblemática luz roja del HAL 9000? Pues Hipps recurrió a un LED rojo cubierto por una caja transparente de pastelillos. Cabe señalar que, debido a la pandemia de coronavirus, fue complicado conseguir un altavoz adecuado, por lo que actualmente funciona conectado a una bocina externa por medio del puerto Jack de la Raspberry Pi.

Aunque Hipps todavía no publica el software para crear al HAL 9000, mencionó que se encuentra organizando el código para compartirlo. Eso sí, no mencionó una fecha específica, así que lo mejor será mantenernos atentos a su redes sociales. La mayoría de componentes son sencillos de conseguir por internet, y la carcasa impresa en 3D puede ser sustituida por cartón u otra solución creativa que encuentres en casa.