El objetivo es responder las dudas de la ciudadanía, a través de un sistema automático y con lenguaje natural, de la manera más eficiente posible y gestionado por el Gobierno. Dada la penetración de WhatsApp en los smartphones de España, este sistema es el más viable gestado al abrigo del Ministerio de Sanidad e impulsado por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Un intento, explican, de contar con herramientas tecnológicas y de confianza para los ciudadanos para luchar contra el conornavirus.

Con el asistente conversacional Hispabot-Covid19, el Gobierno de España abre un canal de consultas con "información oficial, precisa y actualizada",garantizando la accesibilidad de los diferentes colectivos a las preguntas a través de WhatsApp. ¿Qué preguntas? Según el comunicado oficial, dicho bot será capaz de responder las dudas más comunes y extendidas en el colectivo 24 horas al día, siete días a la semana.

El funcionamiento a través de WhatsApp se ha probado con 200 preguntas frecuentes, identificadas como las más demandadas estos días, formuladas de 1.000 maneras diferentes. Estas están relacionadas con los síntomas de la enfermedad, medidas de prevención a tener en cuenta, información para prevenir y protegerse, los datos de contagio y víctimas actualizados e información de contacto para las diferentes Comunidades Autónomas.

Para acceder al sistema de preguntas solo habrá que guardar el número +34 600 802 802 y abrirlo en desde los contactos de WhatsApp. Con un simple "hola", el bot ya explicará que datos puede aportarte.

Este mecanismo, apuntan, forma parte de toda la red de asistencia gestada por el Gobierno en las últimas semanas, Junto a la web y a la aplicación de control de síntomas y autodiagnóstico, heredada de la Comunidad de Madrid. Solo disponible en seis comunidades autónomas esta herramienta ha sido, de hecho, la que ha generado más dudas entre los usuarios y los que abogan por la libertad digital. La idea de que, a través de la geolocalización de la app, el Gobierno podría disponer de datos precisos de cada uno de los ciudadanos –además de sus movimientos, incluso después de que termine la pandemia– sigue estando muy vigente. Otros, por su parte, dudan de la efectividad de la misma dada la laxitud de la misma y de su uso no obligatorio por los ciudadanos.