¿Qué hace bueno a un bloc de notas? ¿Que puedas añadir una fotografía o una tabla? ¿Que puedas exportar tus notas con otras aplicaciones o servicios? ¿Que te ayude a organizar las piezas de información que vas añadiendo en tu día a día?

Walling quiere potenciar esa faceta que no siempre tenemos en cuenta. Puede que tengas tu propio método de organización, consciente o inconscientemente, pero en ocasiones necesitamos de una ayuda externa que nos guíe para colocar cada pieza en su lugar y así recuperar los datos que guardas en segundos.

La idea es gestionar proyectos de manera ágil y sencilla, arrastrar y soltar fragmentos de texto con total libertad y crear fichas con listas de tareas, enlaces o imágenes adjuntas sin las limitaciones de otras aplicaciones de blocs de notas por el estilo.

Paredes y ladrillos virtuales

La organización de Walling se basa en carpetas y fichas, que en esta ocasión reciben el nombre de paredes, walls en inglés, y ladrillos o breaks en inglés. Las paredes se pueden entender como los tableros que encontramos en herramientas tipo Asana o Trello, en las que podemos colocar fichas, tarjetas o en este caso ladrillos y organizarlos unos debajo de otros o en varias columnas. A su vez, las paredes se pueden organizar en carpetas y así diferenciar diferentes secciones, temáticas o proyectos.

La clave de Walling son esos ladrillos, que como decíamos, se pueden mover y soltar libremente. De esta manera es posible priorizar temas, ideas, listas o cualquier contenido tal y como ocurre en una pizarra o tablero físico con las notas adhesivas que se siguen usando en multitud de oficinas.

En resumen, este bloc de notas pretende unificar el concepto de libreta virtual donde guardar toda la información que manejas en tu día a día y, al mismo tiempo, aprovechar las ventajas que ofrecen las pizarras virtuales tipo Trello para gestionar proyectos. Para ello, puedes usar Walling en solitario o invitar a otros usuarios, de manera que la herramienta se nutre de contenido aportado por varias personas mediante notas o ladrillos nuevos o a través de comentarios dentro de esos ladrillos.

A nivel de disponibilidad, Walling se puede usar directamente desde el navegador y también descargar sus aplicaciones para Windows y macOS, sus extensiones para Chrome y Firefox y, en el futuro, sus apps para iOS y Android.

En principio, puedes probar Walling de manera gratuita durante 7 días. A partir de ahí, su uso es limitado al número de paredes y ladrillos disponibles. Para usarlo sin límites deberás suscribirte a la versión de pago.