Aunque la Tierra está paralizada por el coronavirus, no sucede lo mismo con algunas de las misiones de las agencias internacionales. Un ejemplo es la sonda BepiColombo de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y la agencia japonesa -JAXA-, que continúa su camino hacia Mercurio y este viernes se despedía de la Tierra con una última fotografía.

La maniobra que ha realizado este viernes *es la primera de nueve que, "junto con el sistema de propulsión solar a bordo de la nave, ayudarán a que alcance su órbita final alrededor de Mercurio", han explicado en un comunicado de prensa desde la ESA.

Ahora, va camino de Venus, donde hará otros dos sobrevuelos para corregir su rumbo hacia el primer planeta del sistema solar. Una vez en Mercurio, también tendrá que hacer otras seis maniobras hasta ponerse en la órbita correcta para poder estudiar el planeta.

Aunque nunca son fáciles, en este caso la maniobra ha sido más compleja de lo normal, ya que el centro de control de misiones de la ESA en Darmstadt (Alemania) ha trabajado con el mínimo personal posible y aplicando las medidas de distancia social debido a la pandemia de coronavirus. Esta era una maniobra que no se podía aplazar, pero por suerte ha salido todo correctamente.

Mientras BepiColombo rodeaba nuestro planeta, se encendieron casi todos los instrumentos científicos del Orbitador Planetario a Mercurio de la ESA, uno de los dos módulos científicos que conforman la misión. También se activaron distintos sensores del segundo componente de la misión, el Orbitador Magnetosférico para Mercurio de la JAXA, conocido como Mio".

Al pasar BepiColombo tan cerca de la Tierra, la ESA ha sacado esta fotografía de nuestro planeta con la sonda cuando se encontraba a más de 19.000 kilómetros de la superficie terrestre:

Copyright: ESA/BepiColombo/MTM, CC BY-SA 3.0 IGO

“Estamos muy contentos de que el sobrevuelo saliera bien y de haber podido utilizar varios instrumentos científicos, y estamos deseando recibir y analizar los datos. Esto también nos servirá para preparar la siguiente maniobra gravitatoria, cuando BepiColombo sobrevuele Venus en octubre”, ha comentado en un comunicado de prensa Johannes Benkhoff, científico del proyecto BepiColombo de la ESA, que ha seguido la operación desde su casa en los Países Bajos, junto al personal de los dieciséis instrumentos que comprende la misión, diseminado por toda Europa y Japón.

“Hay un gran interés por la misión BepiColombo en Japón. Así, tras el éxito de este sobrevuelo estamos deseando poder seguir haciendo ciencia en Venus y Mercurio”, ha añadido Go Murakami, científico del proyecto BepiColombo de la JAXA, también en el comunicado de prensa.

¿Qué es BepiColombo?

La sonda BepiColombo, una misión de la ESA y JAXA, despegó en 2018 con rumbo a Mercurio, el planeta más interior del sistema solar y, por tanto, el más cercano a nuestro astro. El viaje durará, en total, 7 años, así que hasta diciembre de 2025, si no hay retrasos, no llegará la sonda hasta Mercurio. No obstante, recogerá también datos de Venus durante el camino.

Desde marzo de 2026 y durante un año, según las previsiones, BepiColombo estudiará Mercurio gracias a dos orbitadores científicos, Mercury Planetary Orbiter de la ESA y Mercury Magnetospheric Orbiter de JAXA: "Los dos orbitadores efectuarán mediciones complementarias del planeta y su entorno, desde lo profundo de su interior hasta su interacción con el viento solar, para lograr la mejor comprensión de Mercurio hasta la fecha y saber cómo el planeta más interior de un sistema solar se forma y evoluciona tan cerca de su estrella progenitora", tal y como informó la ESA antes del lanzamiento de la misión.

👇 Más en Hipertextual