En un movimiento sin precedentes, Apple y Google han anunciado que están uniendo fuerzas para crear una herramienta cuyo objetivo es rastrear la propagación del coronavirus. Dicho sistema estará integrado tanto en iOS como en Android, y permitirá que los usuarios compartan datos a instituciones de salud por medio de Bluetooth Low Energy y aplicaciones autorizadas. Según explican, su propuesta pretende que las personas puedan determinar si estuvieron expuestos a una persona con COVID-19.

El proyecto se dividirá en varias fases. La primera de ellas comenzará en mayo, y tiene como propósito proporcionar una API (Interfaz de Programación de Aplicaciones, por sus siglas en ingles) para que organismos de salud la usen en sus propias apps y permitan la interoperabilidad entre Android y iOS.

En meses posteriores se desplegará un sistema que rastrea los posibles contactos con infectados. Esta última es una solución mucho más robusta que una API, y permitirá a que más individuos puedan participar al no depender de apps de terceros o de si el país/ciudad donde el usuario reside ha desarrollado una aplicación de este tipo. Además, la segunda fase abre las puertas a que se pueda interactuar con un ecosistema de aplicaciones más amplio.

Apple y Google aseguran que están en contacto con gobiernos y partes interesadas, pero siempre con mira en mantener la privacidad de los usuarios. Las dos compañías publicarán avances de forma abierta para que cualquiera pueda consultar.

¿Cómo funciona?

Gracias a la tecnología Bluetooth Low Energy, la herramienta podrá transmitir una identidad anónima —que se renueva cada 15 minutos— a través de sus señales de onda corta hacia dispositivos cercanos, logrando así identificar con quienes estuviste cerca —ojo, la ubicación nunca se revela, ni siquiera se necesita—. Cuando una persona da positivo por COVID-19 y lo confirma en una aplicación autorizada, automáticamente los servidores determinan con qué personas estuvo en contacto en los últimos 14 días. Estas últimas recibirán una alerta de que estuvieron en contacto con alguien con coronavirus, dándoles la oportunidad de que actúen a tiempo. Desde luego, la herramienta ofrecerá más información con los pasos a seguir.

Sin embargo, es importante aclarar que su uso será totalmente opcional; dependerá del usuario activar su funcionamiento. En iOS estará disponible a través de una actualización del sistema operativo, mientras que Android será necesario realizar una descarga desde Google Play.

Apple y Google aseguran que sus servidores se actualizarán de manera constante para actualizar su base de datos de usuarios infectados, de tal manera que podrán emitir la alerta oportunamente. En la siguiente imagen puedes observar de manera visual el funcionamiento de su sistema.

¿Cómo garantizarán la privacidad con el uso de esta herramienta?

Apple y Google aseguran que la privacidad del usuario es un requerimiento esencial en el desarrollo de la especificación. Eso significa qué:

  • No se requiere la posición del usuario, cualquier uso de ubicación será opcional. En caso que sea necesario acceder a la geoposición del dispositivo, se necesitará consentimiento expreso.
  • Los identificadores únicos de proximidad cambiarán cada 15 minutos, de tal forma que sea inútil rastrear a una persona usando Bluetooth.
  • Los identificadores únicos de proximidad existirá únicamente entre dispositivos y no se subirán a la nube.
  • El usuario debe decidir si quiere ser parte de la iniciativa.
  • El usuario debe consentir si quiere ser identificado —de forma anónima, siempre— como una persona que tiene COVID-19.

El mensaje de unión de Apple y Google

Las compañías han resaltado que gobiernos y todo tipo de organizaciones se están uniendo para hacer frente a la pandemia, por ello era momento de unificar sus fuerzas y tecnologías:

"En todo el mundo, gobiernos y autoridades sanitarias están trabajando juntos para encontrar soluciones a la pandemia de COVID-19, para proteger a las personas y hacer que la sociedad vuelva a funcionar. Los desarrolladores de software están contribuyendo creando herramientas para ayudar a combatir el virus y salvar vidas. En ese espíritu de colaboración, Google y Apple están anunciando un esfuerzo conjunto para permitir el uso de la tecnología Bluetooth con el fin de apoyar a gobiernos y agencias de salud a reducir la propagación del virus, con la privacidad y seguridad del usuario en el centro de su diseño".

"Todos en Apple y Google creemos que nunca ha habido un momento más importante para trabajar juntos y resolver uno de los problemas más importantes del mundo. A través de una estrecha cooperación y colaboración con desarrolladores, gobiernos e instituciones de salud pública, esperamos aprovechar el poder de la tecnología para ayudar a los países de todo el mundo a frenar la propagación de COVID-19 y acelerar el regreso de la vida cotidiana".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.