Durante años, Spawn, la célebre creación de Todd McFarlane, ha pasado por diversos momentos bajos, sobre todo a nivel argumental, de ventas y de calidad.

Por ese motivo, sorprendió la súbita popularidad del personaje, al ser incluido como descargable en Mortal Kombat 11, desarrollado por NetherRealm Studios y distribuido por Warner Bros. Interactive Entertainment. El legendario antihéroe de pronto se convirtió en uno de los elementos más populares del juego y, de nuevo, su imagen tenebrosa y barroca pasó a formar parte del imaginario de la cultura pop.

Quizás debido a esa súbita reaparición del clásico de Image Comics, o que HBO está buscando formas imaginativas de completar su catálogo en plena cuarentena mundial, la serie animada del 1997 Todd McFarlane’s Spawn, se transmite actualmente en HBO Go y HBO Now, de forma gratuita para cualquier persona con una suscripción a los canales de cable.

El show fue un curioso éxito a pesar de lo irregular de su recorrido por la televisión. Con apenas 18 episodios transmitidos desde 1997 a 1999, las tres temporadas fueron un complemento ideal a la historia del cómic, de la cual conservó todo el aire siniestro, transgresor y en ocasiones desconcertante, que convirtió al personaje en uno de los antihéroes más conocidos del mundo de las historietas.

Incluso llegó a ganar un Emmy en el ’99, que destacó la labor de guionistas y dibujantes para crear un hito dentro del mundo de la animación. Madura, intensa y dirigida por completo al público adulto, Todd McFarlane’s Spawn, se convirtió en un objeto de culto. Que además elaboró una percepción nueva y fresca sobre un personaje que había sufrido algunos considerables altibajos en durante su recorrido en el mundo del cómic.

Para su versión televisiva, Spawn contó con las voces del actor Keith David, quien también es la voz del personaje en Mortal Kombat. También tuvo actuaciones especiales de Michael Nicolosi, James Hanes, Dominique Jennings, James Keane, John Rafter Lee, Victor Love, Michael McShane y Kath Soucie. El productor Alan B. McElroy directamente junto al creador de Spawn, Todd McFarlane.

El personaje inadaptable

El personaje de Spawn ha sido celebrado, odiado, criticado y al final reverenciado a lo largo de tres décadas en el mundo del cómic, pero ha tenido dificultades para adaptarse a otras plataformas. Con su historia que combina mitología, una trágica historia de origen, una buena dosis de asesinatos y sobre todo violencia gráfica, se ha convertido en todo un reto para llegar a los medios masivos, ya sea televisión o la pantalla grande, en la que tuvo una primera y hasta ahora única aparición, con resultados mixtos.

La película de Live Action del personaje, dirigida por Mark A.Z. Dippé tuvo críticas tibias y fue un fracaso de taquilla, aunque con el transcurrir del tiempo se ha convertido en una especie de clásico de culto que todavía sigue considerándose, mal comprendido en toda su lóbrega profundidad.

A pesar de eso, el mismo McFarlane ha tratado de llevar una nueva versión a la pantalla grande, sin que que haya podido despertar el interés de productoras o inversores. En un momento dado al final de la década de los ’00, Jamie Foxx y Jeremy Renner se unieron para protagonizar la nueva película, con un guión escrito por el mismo autor. No obstante, por razones variadas —que incluyen el tono sangriento del guion y la opinión de ejecutivos sobre la incapacidad de Spawn para batallar con las grandes franquicias superheróicas— el proyecto se mantiene en punto muerto.

De modo que, por ahora, habrá que conformarse con la serie animada, que para bien o para mal, resume todas las características que hacen del personaje una de las criaturas más intrigantes de la cultura pop.