No hay lugar al que el coronavirus todavía no haya llegado. Como muestra de ello está el hecho de que las predicciones meteorológicas actuales son mucho menos precisas que hace unos meses por culpa de la pandemia que estamos viviendo, pero ¿cómo afecta exactamente a las predicciones meteorológicas el coronavirus?

La respuesta es más sencilla de lo que uno pueda pensar en un principio. La pandemia ha contribuido a restringir los vuelos y a cancelar muchos de ellos debido al cierre de fronteras que están llevando a cabo muchos países, es decir, se han reducido los vuelos dentro de Europa un 65%.

Y sí, esta reducción ha afectado a las previsiones del tiempo porque los aviones nos ayudan a saber qué tiempo va a hacer: "La pandemia ha reducido el número de observaciones meteorológicas basadas en aviones, con posibles impactos en la calidad de los pronósticos", ha informado a través de su perfil de Twitter el European Centre for Medium-Range Weather Forecasts (ECMWF). De hecho, las observaciones realizadas por los aviones suponen un 13% de los datos del tiempo que se utilizan para hacer las predicciones.

"Las aerolíneas estadounidenses proporcionan muchos informes de aviones, con una cobertura particularmente densa en los Estados Unidos", informan en un comunicado de prensa del ECMWF. "Pero los programas europeos y de otro tipo también hacen contribuciones significativas. Los informes de aviones europeos, que están coordinados por EUMETNET, se vieron particularmente afectados la semana pasada, pero otros programas han disminuido sustancialmente en los últimos días", añaden.

El hecho de que las predicciones del tiempo ahora sean menos precisas es más bien una curiosidad porque, en estado de cuarentena, muy pocas personas van a pisar la calle y, por tanto, son los únicos que necesitan saber si hará más frío o si necesitan paraguas. No obstante, sí se ven afectadas todas aquellas personas que se dedican a investigar sobre el clima de la Tierra, ya que están perdiendo datos que les ayudarían a ser más precisos, sobre todo en cuanto a los vientos, ya que los datos enviados por los aviones los hacen mucho más precisos, tal y como se desprende de un informe publicado en 2019, concluye en su comunicado de prensa el ECMWF.