Una de las funciones de internet es conectar a gente entre sí. Las redes sociales o las videollamadas son un gran ejemplo de cómo podemos acortar distancias cuando el contacto físico no es posible. Así, en vez de quedar en casa de alguien, puedes ver a tus amigos o familia desde la pantalla de tu ordenador, tableta o teléfono.

Y entre las muchas cosas que puedes hacer, además de hablar y veros las caras, se está popularizando el poder ver Netflix o YouTube al mismo tiempo en diferentes lugares del mundo de manera sincronizada.

Otra opción es escuchar la misma música. No se trata de compartir una lista de reproducción y ya. La gracia está en que suene la música sinronizada. Y, además, todos pueden colaborar con su canción favorita.

Un reproductor social

Su nombre es Jukebox y funciona desde cualquier navegador web moderno, si bien sus responsables recomiendan Google Chrome. Se autodefine como un reproductor de música social. Como reproductor de música permite reproducir y escuchar canciones, y como social, el proceso es compartido.

Con un diseño muy simple, Jukebox se organiza en canales o salas, como cualquier chat al uso. Tú mismo puedes crear un canal. Dentro de cada canal, el administrador o administradores organizan listas de reproducción para que suene la música.

Así, además de escuchar música sincronizada, podréis hablar mediante mensajes de texto, proponer canciones, etc. Vamos, una quedada virtual en toda regla.

Al crear canales o salas de chat en Jukebox puedes optar por hacerlo público a todo el mundo, sólo accesible para quien sepa el nombre del canal o permitir que cualquiera que esté en el canal añada música a la lista.

Y la pregunta del millón. ¿De dónde sale la música de Jukebox? De YouTube. Precisamente, la primera pestaña que verás al acceder a una sala de Jukebox es YouTube y permite buscar canciones para añadirlas a la lista de reproducción.

Si no puedes salir de casa pero quieres compartir y escuchar música con amigos, prueba con Jukebox.