– Feb 27, 2020, 9:02 (CET)

«Para presentar esta ley de apuestas, mejor que el Gobierno español no hubiera hecho nada»

El Ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha presentado una ley para regular la publicidad de las casas de apuestas en España. La medida ha sido criticada por psicólogos y personas con amplios conocimientos de las adicciones al juego por ser una 'ley a medias'.

Gonzalo llegó en 2012 a la asociación Vida Sin Juego. Fue de los primeros que entró en este grupo por problemas de apuestas deportivas en internet. 8 años después, es uno de los voluntarios que ayuda a los recién llegados con sus problemas de adicción al juego. Gonzalo, que prefiere mantener su nombre completo en el anonimato, nota que en los últimos meses este problema se ha visibilizado más, especialmente la semana pasada, cuando Alberto Garzón presentó el decreto para frenar la publicidad de las casas de apuesta. El Ministro de Consumo anunció que, a partir de verano según lo previsto, el decreto ley cambiará la publicidad del juego tal y como la conocemos hoy. Pero ¿las medidas serán realmente efectivas para frenar lo que está considerado como un problema de salud pública?

Cuando Gonzalo pisó por primera vez este centro de las afueras de Madrid, el perfil mayoritario de las personas que llegaba eran hombres de mediana edad o un poco más mayores con problema con las tragaperras, los casinos y el bingo. Ahora, sin embargo, los adictos al juego online son mayoritariamente jóvenes. "Es mucho más adictivo y genera un gasto mayor porque es mucho más fácil apostar miles de euros", explicó el voluntario de Vida Sin Juego.

Las medidas más comentadas del decreto están enfocadas precisamente en el ámbito online. En primer lugar, se prohibirá que famosos publiciten casas de apuestas, como lo han hecho anteriormente Carlos Sobera, Cristiano Ronaldo, Rafa Nadal y el actor José Coronado. Los anuncios en la web se limitarán a un anuncio corto de la marca. Para frenar el auge de las apuestas en las personas menores de edad, se prohibirá la publicidad de este tipo en las webs dirigidas a niños, así como los banners publicitarios.

La publicidad, por tanto, quedará limitada a un anuncio escueto de la marca o casa de apuestas concreta.

"Si lo sabes y no apuestas, duele". "Juega, juega juega, gana, gana, gana". Hay poca publicidad subliminal en los anuncios de las casas de apuestas. Especialmente si el fútbol está en medio. En los 15 minutos de descanso, los espectadores son testigos de una larga cola de anuncios en los que se les anima por activa y por pasiva a apostar. El Ministerio de Garzón propone para ello que solo podrá haber publicidad del juego en los partidos que empiecen a partir de las 8 de la tarde.

"Se debería de prohibir completamente. Con esta ley se han quedado a medias. No entiendo por qué la publicidad del tabaco está prohibida siempre, a ninguna hora ni en ningún sitio. Sin embargo la de las apuestas depende de la hora", criticó Gonzalo.

Además, Ignacio Blasco, coordinador terapéutico de la Asociación sin ánimo de lucro para el tratamiento de la ludopatía y nuevas adicciones (ALYA), añadió que al sector le ha impactado que la publicidad del juego no se equipare a la del tabaco o el alcohol. "Para aprobar esta ley, mejor que el Gobierno no hubiera hecho nada".

Italia es para Blasco uno de los mejores ejemplos porque aprobaron una ley que prohibía completamente la publicidad y se bloquearon las licencias de las casas de apuestas. "En España, la regulación viene sobre el problema. Apaga mínimamente el fuego y deja unas cuantas ascuas", explicó.

Jan Vašek/ Pixabay

La opinión de Beyta Díaz, psicóloga de la Asociación para la Prevención y Ayuda al Ludópata (Apal), va en la misma línea de la de Blasco, y añadió que se necesitarán medidas más valientes para revertir las consecuencias de la barra libre en términos de publicidad de las casas de apuestas. Si se hubiera puesto en vigor esta ley en 2011, dijo, seguramente no habríamos llegado a esta situación.

Una situación en la que el juego online está en pleno apogeo. En 2018, el sector tuvo unos márgenes de juego de 698,6 millones de euros, que supone el importe total de las cantidades dedicadas a la participación una vez restados los premios de los usuarios.

Además, en septiembre de 2019 la cantidad que apuestan los jugadores de manera online alcanzó los 1.612,03 millones, según la encuesta de EpData.

Sin embargo, lo que más preocupa a la psicóloga es la falta de percepción de riesgo en la sociedad y, sobre todo, entre la gente joven.

Si un joven viene borracho a casa, muchos padres ponen el grito en el cielo, pero si el chico dice que viene de estar apostando o jugando al póker le quitan importancia".

Esta falta de percepción es la que también ha provocado que muchas personas no sean conscientes del peligro de los anuncios, en los que meten en la cabeza a los jóvenes que es fácil ganar. Un paciente de Díaz le dijo en una ocasión que para qué iba a estudiar, si en una tarde podía ganar más dinero que su padre en un mes.

Tampoco son conscientes de que algunos anuncios escenifican situaciones donde el juego se convierte en algo patológico. En uno de ellos, una mujer está dando a luz y una voz en off dice: "¿De verdad, no había otro día, otra hora, otro momento para el parto? El día de fútbol, es día de fútbol".

Los eventos deportivos son en este momento uno de los sectores en los que más se apuesta y, en los centros de psicología, ha aumentado exponencialmente el número de pacientes que llega por una adicción a las apuestas en este ámbito. Por eso, se ha condenado especialmente que no se haya prohibido todo tipo de publicidad durante los partidos de cualquier deporte. El fútbol, sin embargo, sigue siendo el favorito de una mayoría de población en un rango muy amplio de edad. "Se llega a comparar el esfuerzo y dedicación del deporte con el juego. ¿Cómo vamos a proteger así a los menores de que caigan en una adicción al juego?", se pregunta la psicóloga.

El gran ausente

Además de la publicidad, los entrevistados denunciaron un gran vacío en la ley: todo lo relativo a la educación.

Gonzalo, como voluntario de la asociación Vida Sin Juego, da charlas en institutos porque en los colegios empiezan a detectar casos de ludopatía entre los alumnos. "Cuando pregunto en una clase de gente de 14 o 15 años cuántos han ido a una casa de apuestas, todos levantan la mano". Las conferencias en las aulas son clave, aunque sin una estrategia de prevención a nivel nacional, aseguraron los expertos, poco se podrá hacer.

"Tampoco hay las suficientes ayudas. Yo hago terapia a gente porque llevo 8 años y he pasado por lo mismo pero no soy un profesional, no tengo estudios de psicología, ni sé nada de la enfermedad a nivel médico", indicó Gonzalo.

Su petición es clara: reclama que se empiece a crear una conciencia general de repudio hacia eso, igual que pasó con el tabaco. De que se pudiera fumar en todos los espacios, ahora solamente se puede hacer en lugares abiertos y cada vez está peor visto entre la población. "Esto es importante porque mucha gente no es consciente de que esto es una enfermedad de por vida y no tiene cura".