Vodafone está liderando el despliegue de redes 5G en España. Las utlidades de esta nueva tecnología se van traduciendo en cada vez más ejemplos reales. Desde la posibilidad de realizar una operación en remoto en un quirófano en tiempo real a la conducción autónoma donde las decisiones deben tomarse de manera instantánea.

El último caso real de la aplicación del 5G se ha podido ver en Benidorm (Alicante) donde se ha realizado el primer vuelo de drones en un espacio urbano controlado. Para ello ha realizado dos simulacros: por un lado, ha mandado un dron desde la playa de Benidorm a una isla cercana, a 4 kilómetros de distancia, fuera del alcance visual de las personas que lo controlan. Algo que resulta especialmente útil en el traslado de mercancías urgentes donde el transporte terrestre presenta más dificultades.

Para la segunda situación han realizado una demostración práctica en el que un dron llevaba una caja de un punto A a un punto B y cómo actuarían en caso de encontrarse con otro dron en su trayectoria. Para esto último, la tecnología 5G es clave para reducir los tiempos de respuesta. Por ejemplo, si un dron está volando en una ciudad y por debajo pasa un vehículo de policía (algo inesperado) el dron se detiene en el momento para no sobrevolarlo.

Por último, la baja latencia que ofrece la conexión al 5G contribuye a la reducción del gasto de la batería del dron por lo que aumenta su autonomía y lo convierte en un medio de transporte más eficaz de cara a su posible utilización para deliveries.

Para la realización de esta demo, Vodafone ha contado con la autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).