Tesla no solo suele actualizar sus coches con nuevas funcionalidades o mejoras en el software de los mismos, también los accesorios que acompañan a los mismos. Desde alfombrillas especiales para cada modelo adaptadas a varias condiciones climáticas, hasta el icónico cargador de pared para instalar en casa.

Y es precisamente este accesorio el que la compañía acaba de renovar. En sí no se trata de un cambio profundo, pero la nueva versión del Wall Connector incluye una característica muy interesante que le augura un futuro prometedor en cuanto a nuevas funcionalidades.

Además de cambiar sutilmente el color del cargador a un blanco cristal y algunos retoques estéticos, Tesla también ha acortado en dos metros el cable de carga y ha dotado al Wall Connector de conectividad Wi-Fi, de forma que el cargador ahora se puede conectar a la red de casa para se controlado de forma remota.

Tal como detalla Tesla, la conectividad Wi-Fi permite actualizaciones de firmware vía OTA y servicio técnico remoto si es necesario, pero no especifica si esta conectividad ofrecerá más funcionalidades más adelante.