Sony ha dado una sorpresa durante su presentación en el CES 2020 al anunciar su propuesta de vehículo eléctrico. Se llama Sony Vision y es un sedan de cuatro puertas que pretende demostrar todas las capacidades que tiene la compañía japonesa en diferentes ámbitos de la tecnología.

El Vision-S cuenta con 33 diferentes sensores en el interior y el exterior del coche, varias pantallas multitáctiles, audio surround en 360 grados, está siempre conectado a internet y es capaz de —supuestamente— hacer reconocimiento facial del conductor, entre muchas otras cosas. Se desconoce, eso sí, si se trata de características funcionales o se encuentran aún en desarrollo.

El vehículo parece haber sido desarrollado por Magna, el mayor fabricante de componentes para el automóvil, quienes son dueños del fabricante de automóviles Magna Steyr, ubicados en Austria.

En cuanto al diseño parece una mezcla entre el Model S de Tesla, el Taycan de Porsche, el frontal de un Citroen y el Lucid Motors Air. En el interior tiene una pantalla a lo largo de todo el salpicadero que recuerda a las pantallas táctiles —resistivas, eso sí— de los coches de la atracción setentera Spaceship Earth en Epcot Center, con dos pantallas extra en la parte posterior del vehículo.

Por el momento no hay información clara sobre si se trata de un proyecto para simplemente destacar las tecnologías de Sony —aunque hay componentes de Bosch y de Blackberry—, o, por el contrario, es un vehículo que se pretende vender en el futuro.