Parece mentira que algo tan pequeño como una Raspberry Pi sirva para tantas cosas. Y lo mejor de todo es que no sólo está pensada para funciones “aburridas” como un repetidor Wi-Fi o un router Tor para mantener segura tus conexiones. También podemos emplearlo como media center o incluso como máquina de juegos retro con emuladores.

Y si eres un aficionado o jugador acérrimo de Minecraft, con una simple Raspberry Pi podrás crear tu propio servidor de Minecraft y acceder a él desde otros dispositivos conectados tales como computadoras, tablets o smartphones.

El proceso es relativamente simple. Como en guías anteriores, tan sólo necesitas adquirir una Raspberry Pi. La manera más fácil es accediendo a su página oficial desde donde podrás acceder a tiendas oficiales online. Allí encontrarás distintas combinaciones y elementos para poner en marcha tu propio PC en miniatura. Si no sabes qué pack elegir, el más completo para no iniciados es el Raspberry Pi 4 Desktop Kit que incluye la Raspberry Pi, una carcasa, ratón y teclado, adaptador de corriente, manual de uso y una tarjeta microSD con NOOBS y Raspbian.

Con NOOBS podrás elegir qué sistema operativo instalar. Para nuestro servidor de Minecraft es recomendable Raspbian, una versión de Debian Linux adaptada a Raspberry Pi. A partir de aquí, esto es todo cuanto tienes que hacer para instalar tu servidor Minecraft.

Minecraft en tu Raspberry Pi

Aunque hay una versión de Minecraft pensada para dispositivos Raspberry Pi, Minecraft: Pi Edition, se trata de una versión muy rudimentaria y no nos servirá para nuestro propósito.

Partimos de que ya tenemos preparado y en marcha el dispositivo Raspberry Pi. Primero configuraremos Raspbian, su sistema operativo, para que el servidor de Minecraft funcione correctamente. Para ello acudiremos al Terminal y ejecutaremos las órdenes sudo apt update y luego sudo apt upgrade. Así actualizaremos todo el software.

Ahora configuraremos Raspbian para que el servidor se ejecute sin problemas. Con la orden sudo raspi-config abriremos las opciones avanzadas. Primero, desde Advanced Options > Memory Split cambiamos el valor a 16 MB. Segundo, en Boot Options > Desktop/CLI marcamos Console. Tercero, activamos el acceso SSH desde Advanced Options > SSH. Cuarta opción a cambiar, Advanced > Expand Filesystem.

Tras estos cambios, vamos a Finish y reiniciamos el dispositivo. Luego volveremos de nuevo al Terminal y buscaremos la IP del dispositivo con la orden sudo hostname -I (i mayúscula). Apuntamos la IP para usarla más adelante.

Ahora toca instalar el servidor de Minecraft propiamente. En vez de usar la versión oficial, emplearemos Nukkit, un software gratuito que permite poner en marcha servidores Minecraft para la versión Minecraft: Pocket Edition.

Primero, instalamos Java con la orden sudo apt install oracle-java8-jdk. Segundo, creamos un directorio para nukkit con la orden mkdir nukkit y entramos en esa carpeta con la orden cd nukkit. Y ahora sí, instalamos nukkit con la orden wget -O nukkit.jar http://ci.mengcraft.com:8080/job/nukkit/lastSuccessfulBuild/artifact/target/nukkit-1.0-SNAPSHOT.jar. Para iniciar Nukkit lanzamos la orden sudo java -jar nukkit.jar.

Configurar el servidor de Minecraft

Para configurar Nukkit, o lo que es lo mismo, el servidor de Minecraft que hemos instalado, contamos con dos archivos, nukkit.yml y server.properties. Podemos abrirlos desde el Terminal con la orden sudo nano y el nombre del archivo.

Los cambios más recomendados son el número máximo de jugadores cambiando el campo max-players= y, si juegas contra otro jugador humano, el campo difficulty=. La dificultad más fácil es 0. Para cerrar y guardar los cambios en los archivos de configuración deberás pulsar las teclas CTRL+X.

Por lo demás, cada vez que quieras poner en marcha el servidor de Minecraft, deberás ejecutar la orden sudo java -jar nukkit.jar en tu Terminal.

Conectarte al servidor

Una vez tenemos encendida nuestra Raspberry Pi, conectada a internet y con el servidor de Minecraft en marcha, ya podemos conectarnos al servidor desde cualquier otro dispositivo conectado desde Play > Servers > Add Server. Indicaremos el nombre del servidor y la IP que vimos anteriormente.

Si todo va bien, veremos el servidor conectado y podremos acceder a él para empezar a jugar con el límite de jugadores que hemos configurado previamente.