Aunque servicios como Netflix, Prime Video, Disney+ y un largo etcétera han popularizado el consumo de vídeo por streaming, tanto películas como series, dibujos animados o documentales, tiempo atrás, formatos de vídeo digital como AVI, MPEG o MP4 eran los reyes para consumir vídeo en tu ordenador o en tu televisor.

Con todo, el vídeo digital sigue estando ahí y resulta una manera muy práctica de crear copias de seguridad de tus películas o series de DVD o Blu-Ray a digital o incluso para difundir tus propios vídeos. Y en la guerra de los formatos, uno que cuentan con multitud de seguidores a pesar de no ser el más popular, destaca el formato Matroska, uno de los más jóvenes y completos.

El formato Matroska, que se traduce en archivos acabados en MKV, destaca porque, haciendo honor a su nombre, incluye en un mismo archivo la pista de vídeo, una o más pistas de audio e incluso pistas de subtítulos. Así, si quieres guardar en digital un título importante con sus distintas pistas de audio y subtítulos para disfrutarlo en su idioma original y en el que entiendas tú, el formato MKV es uno de los más prácticos.

Y para trabajar con archivos MKV, una de las herramientas más completas es MKVToolNix, gratuito y disponible tanto para Windows como para macOS y Linux.

Crear un vídeo MKV

Aunque pueda parecer una herramienta compleja, MKVToolNix es relativamente intuitiva. Para crear un vídeo en formato MKV, deberemos abrir la aplicación y desde la pestaña Multiplexer, añadir los archivos que vamos a juntar en el campo Source files de Input. Ahí vamos a incluir tanto el vídeo o vídeos, si está partido en varias partes o capítulos, así como el audio o audios y/o pistas de subtítulos.

En cuanto a los formatos compatibles, MKVToolNix se lleva bien con la mayoría de ellos. En vídeo, podemos incluir archivos en formato AVI, AVC, FLV, MP4, MPEG, OGG, MOV o WebM, entre otros. En audio, es posible añadir archivos AAC, ALAC, FLAC, MP3 o WAV. Y respecto a los subtítulos, puedes incluir archivos SRT, SSA y ASS.

Entre las comodidades que ofrece MKVToolNix, a un archivo de vídeo, por ejemplo, puedes anular su pista de audio para así usar solamente las que proporciones por separado.

Una vez añadidos los archivos, al seleccionarlos, usaremos los campos Properties y Tracks, chapters and tags para poner un poco de orden y así facilitarle al reproductor de vídeo la tarea de entender qué contenido hay en el vídeo MKV. Podemos, por ejemplo, marcar el idioma de un audio, personalizar el aspect ratio del vídeo, etc.

En la pestaña Output podemos aportar información para que el reproductor de vídeo la muestre durante la reproducción. Incluye el título del vídeo, etiquetas…

Cuando esté todo configurado, procederemos a la conversión pulsando en el botón Start multiplexing. Al terminar, obtendremos el vídeo en formato MKV listo para reproducir. Así habremos creado un archivo que contendrá varios vídeos, audios y/o subtítulos.

Con MKVToolNix podrás realizar más tareas relacionadas con vídeos en formato Matroska, como unir dos o más vídeos, separar un vídeo en varias partes, obtener información completa sobre su contenido como la calidad, extraer contenido, etc.

👇 Más en Hipertextual