El CEO de Volkswagen, Herbert Diess, ha explicado durante una entrevista como parte de un reportaje hecho por Reuters que no quiere que la compañía se convierta "en la próxima Nokia" y es por eso que se han puesto como objetivo una producción y venta de 22 millones de coches eléctricos para el 2028.

Diess se refiere a cómo Nokia, después se tener el control completo del mercado de la tjelefonía móvil durante años, con un total de mil millones de clientes, no fueron capaces de ver la revolución que significaría el iPhone y negaron por completo que una empresa dedicada a hacer computadoras y reproductores MP3 los borraría del mapa en pocos años.

Cuando Stephen Elop sustituyó a Olli-Pekka Kallasvuo, escribió un email a toda la compañía en en que explicaba que Nokia estaba sobre una "plataforma que se estaba quemando", una analogía a Symbian, el sistema operativo por el que habían apostado y que era significativamente inferior a iOS o Android.

Elop, meses después, decidió hacer un acuerdo con Microsoft para adoptar Windows Phone pero resultó que saltó de una "plataforma en llamas" a otra.

Las cuotas de mercado de Nokia seguían cayendo, la adopción del sistema operativo móvil no aumentaba y terminaron vendiendo la compañía a Microsoft, en septiembre de 2013, por 5.400 millones de euros. Poco después se convirtió en una simple marca de smartphones Android.

Durante el reportaje, Reuters tuvo acceso a una junta directiva global donde Diess preguntó a sus directivos si la empresa está ejecutando el cambio lo suficientemente rápido, porque "si continuamos a la velocidad actual, va a ser muy pero muy duro", explicó.

"En resumen, este es probablemente el reto más grande y difícil que Volkswagen enfrenta", refiriéndose al cambio de la fabricación de coches impulsados por combustible a eléctricos. Además deben de empezar a cumplir ciertos objetivos de reducción de emisiones de CO2 en la atmósfera en toda su flota y, sumado a eso, mantener ciertos márgenes de ganancia.

Herbert Diess
Herbert Diess presentando vehículos eléctricos de Volkswagen

La década en que el sector automovilístico cambiará por completo

La década del 2020 veremos una transformación profunda del sector automovilístico en dos frentes: la electrificación de la flota de vehículos en todo el mundo y la integración de sistemas de asistencia en la conducción que lo harán mucho más seguros.

Los coches no es tecnología de uso personal para un consumidor como los smartphones por lo que el cambio se dará a un ritmo más lento pero a medida que nos acerquemos a 2025 se acelerará cada ves más.

Empresas multinacionales como Volkswagen tienen que enfrentar el reto entendiendo que la forma en que han construido —y siguen construyendo— coches debe de cambiar radicalmente si no quieren perder en esta carrera donde la innovación juega un papel fundamental.

Al igual que en los teléfonos de Nokia, en los vehículos de VW, BMW, Mercedes-Benz y demás grandes fabricantes, el software es un componente más, poco sofisticado y desarrollado en última instancia para controlar aspectos básicos del vehículo.

Pero como el iPhone, vehículos de nuevas compañías como Tesla, el software, además de ser capaz de actualizarse vía Wi-Fi o 4G, es ser sumamente sofisticado, lo controla todo y está permanentemente conectado a internet.

Por eso son capaces de mejorar significativamente toda su flota de vehículos, por medio de una mejora al sistema operativo, incluyendo aspectos tan importantes como la aceleración o la autonomía.

Cómo una actualización de software hizo que el Tesla Model 3 acelere aún más rápido