Si bien YouTube continúa siendo una de las plataformas más populares para compartir vídeos de videojuegos, los creadores de contenido han tenido conflicto con las rigurosas normas de la plataforma desde algunos años. Más allá del tema de licencias, las escenas de juegos violentos pueden ocasionar que un vídeo disminuya su alcance, o que incluso pierda la posibilidad de monetizarse.

No obstante, las normas han cambiado recientemente en favor de los creadores de contenido, quienes tendrán menos problemas para subir vídeos de videojuegos violentos. Según explicó la compañía en un comunicado, a partir de esta semana entraron en vigor nuevas políticas sobre la "violencia simulada", ya que ahora será tratada de manera diferente respecto a la violencia que existe en el mundo real.

Además, la reglamentación actualizada no solo se aplicará para gameplays de videojuegos, también para aquellos vídeos sobre películas y programas de televisión. "Sabemos que hay una diferencia entre la violencia en el mundo real y la violencia simulada o con guión, por lo que queremos asegurarnos de que estamos aplicando nuestras políticas de contenido gráfico o violento de manera consistente", mencionó YouTube. A continuación, reproducimos íntegramente los cambios introducidos:

  1. "Las futuras subidas de vídeos de videojuegos que incluyen violencia simulada o con guion pueden aprobarse en lugar de restringirse por edad".

  2. "Habrá menos restricciones para la violencia en videojuegos, pero esta política mantendrá nuestra atención para proteger al público de la violencia del mundo real".

  3. "Se continuará restringiendo la edad del contenido si las violencia o gore son las únicas protagonistas del vídeo. Por ejemplo, si el vídeo se enfoca completamente en la parte más violenta de un videojuego.

Eso sí, la empresa deja claro que estas políticas no interfieren de ninguna manera en las normativas de los anunciantes, los cuales seguirán teniendo la libertad de establecer sus propias reglas. Son muchas las compañías que evitan que sus anuncios aparezcan en vídeos de videojuegos violentos, y parece que eso no cambiará en el futuro próximo por mera cuestión de imagen.