Autor: Aylin Woodward, Business Insider

El polo norte magnético de la Tierra ha estado conduciendo a los científicos a una especie de persecución inútil.

Durante los últimos 40 años, el punto hacia el que apuntan todas nuestras brújulas se ha desplazado en un promedio de unos 50 kilómetros al año. En septiembre, el norte magnético se alineó fugazmente con el norte geográfico (donde convergen todas las líneas de longitud en el Polo Norte) mientras pasaba por el Meridiano de Greenwich.

Pero luego siguió moviéndose, deslizándose desde su anterior ubicación en Nunavut, Canadá, hacia Siberia.

"El norte magnético ha pasado los últimos 350 años vagando por la misma parte de Canadá", explica a Business Insider Ciaran Beggan, científico del Servicio Geológico Británico (BGS). "Pero desde la década de 1980, la velocidad a la que se desplazaba saltó para pasar de los 10 kilómetros al año a los 50 kilómetros".

Beggan es parte de un grupo de científicos que rastrean el polo errático de año en año. Su trabajo informa al Modelo Magnético Mundial (WMM), un mapa del campo magnético del planeta.

Según la actualización más reciente del WMM, el norte magnético todavía se está acercando, aunque su velocidad ha disminuido un poco, hasta las 40 kilómetros por año.

"En el año 2040 probablemente todas las brújulas apuntarán al este del auténtico norte", explica Beggan, añadiendo que el avance del norte magnético hacia el norte de Rusia está lejos de haber terminado.

El norte magnético es crucial para los sistemas de navegación

El campo magnético de la Tierra es una capa de energía geomagnética que protege al planeta de la mortal y destructiva radiación solar. Sin ella, los vientos solares podrían despojar a la Tierra de sus océanos y su atmósfera.

Pero el campo magnético y sus polos no son estáticos. Desde que los científicos descubrieron la existencia del polo norte magnético en 1831, se ha movido 2.250 millas. El sur magnético, sin embargo, no se ha movido nada en el último siglo, según Beggan.

Mantenerse al tanto de los cambios en el campo magnético es imperativo para los militares europeos y estadounidenses, ya que sus sistemas de navegación dependen de él. Lo mismo ocurre con las aplicaciones de GPS y las aerolíneas comerciales.

Por eso, cada 5 años, tanto el BGS como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica del Departamento de Comercio de los Estados Unidos (NOAA) publican un Modelo Magnético Mundial actualizado (WMM).

El WMM no es una fotografía estática del campo magnético de la Tierra cada cinco años. Más bien es una lista de números que permite a los dispositivos y navegantes calcular cómo será el campo magnético en cualquier lugar de la Tierra en cualquier momento durante los 5 años posteriores a la publicación del modelo. El WMM fue actualizado en 2015 y su actualización estaba programada para el año 2020.

Recientemente, sin embargo, el movimiento del norte magnético alrededor del Ártico se aceleró tanto que el movimiento hizo que el WMM fuera inexacto.

Atraído por los cambios en el núcleo de la Tierra

Una teoría sobre por qué el campo magnético del planeta sigue cambiando es que los pulsos geomagnéticos del núcleo del planeta provocan alteraciones en el campo.

El campo magnético de la Tierra existe gracias a los remolinos de níquel y hierro líquidos en el núcleo exterior del planeta, 2.900 kilómetros bajo la superficie. Anclado por los polos magnéticos norte y sur (que tienden a desplazarse e incluso a invertirse cada millón de años aproximadamente), el campo crece y disminuye en intensidad, ondulando en función de lo que ocurre en el núcleo.

"El hierro líquido del núcleo exterior está caliente y gotea, tanto como el agua en la superficie de la Tierra", dice Beggan.

Los cambios periódicos y a veces aleatorios en la distribución del turbulento metal líquido en el núcleo de la Tierra pueden causar una serie de peculiaridades en el campo magnético. Si te imaginas el campo magnético como una serie de bandas elásticas que se enroscan a través de los polos magnéticos y el núcleo de la Tierra, los cambios en el núcleo esencialmente tiran de diferentes bandas elásticas en varios puntos.

Esos remolcadores geomagnéticos influyen en la migración del polo norte magnético y pueden causar que se desvíe salvajemente de su posición.

Pero la turbulencia del núcleo exterior puede hacer difícil para los investigadores como Beggan predecir cómo podría afectar al campo magnético en el futuro. En los próximos 10 a 20 años, dice, podríamos observar que el norte magnético continúe hacia Siberia, podría dejar de moverse o regresar en sentido contrario.

Un campo magnético debilitado

Otra teoría acerca de por qué el norte magnético se ha convertido en nómada es que nuestro campo magnético está pasando por un período de debilitamiento.

Justin Revenaugh, sismólogo de la Universidad de Minnesota, explicó recientemente a Business Insider que dicho debilitamiento puede venir acompañado de un proceso en el que el norte y el sur magnéticos cambien de lugar.

Eso ha sucedido varias veces en la historia de la Tierra; la última inversión ocurrió hace 780.000 años.

Cuando dichos cambios se producen, el campo magnético baja a cerca del 30% de su fuerza total, dice Revenaugh. El norte magnético pierde su fuerza durante estos momentos también, de acuerdo con Beggan, y a veces desaparece completamente por un tiempo. Si el polo desapareciera, las brújulas apuntarían en su lugar a los polos norte magnéticos locales que se forman en todo el planeta.

Después, aproximadamente mil años más tarde, esos polos locales se transformarían en un gran polo norte magnético a medida que el proceso de inversión progresara.

Pero una reversión completa tomaría tanto tiempo que los habitantes de la Tierra no se verían afectados. Según un artículo publicado en agosto, el último cambio tardó 22.000 años en completarse.

"Así que nunca sabrás si estás viviendo una inversión de los polos con seguridad", sentencia Beggan.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider

👇 Más en Hipertextual