La inclusión de todas las temporadas de Los Simpson en Disney+ ha sido una de las sorpresas más gratas que los seguidores de la familia norteamericana más popular han recibido en los pasados meses, a medida que se acercaba el lanzamiento del servicio de vídeo en streaming. Sin embargo, el que es uno de los títulos destinados a rellenar incontables horas de los espectadores llega con cierta polémica bajo el brazo por la manera en la que la plataforma ha decidido publicar los episodios añejos.

Los Simpson, una serie histórica como pocas en el espectro televisivo, comenzó a emitirse en el año 1989, momento en el cual se utilizaba el popular formato 4:3. No fue hasta la mitad de la vigésima temporada, emitida entre 2008 y 2009, cuando el salto al HD hizo que la serie pasara a adoptar el formato 16:9, el cual comenzaba a extenderse en los televisores.

Ante esto se plantea un problema en lo que a los episodios antiguos se refiere para su emisión en la actualidad: ¿conservarlos en 4:3, con bandas negras en los laterales debido al formato 16:9 de las pantallas actuales, o reajustarlos a este último para que ocupen toda la superficie del panel?

¿Decisión errónea o acertada?

Ante la última pregunta, Disney+ ha decidido reajustar el formato de los episodios de las temporadas que van de la primera a la vigésima, adaptándolos a los 16:9 y eliminando los 4:3 para que no aparezcan las citadas bandas negras en los laterales de la pantalla. El problema, como bien han hecho notar varios suscriptores, es que el reescalado provoca que se pierda mucho del contenido que originalmente aparecía en las zonas superior e inferior de la pantalla.

Un claro ejemplo es el que refleja este tweet, mostrando una esclarecedora comparación de imágenes de la visita a la fábrica de Duff, donde el grupo se encuentra ante tres cubas de diferentes cervezas. En la versión 16:9 no se aprecia nada anómalo en dicho fotograma, mientras que en la original de 4:3 se ve, en la parte superior, que los tres conductos que terminan en los tanques provienen en realidad todos de la misma fuente. Como la de la muestra, muchas bromas e información adicional quedan fuera de plano debido a la ampliación.

Esta es ya una discusión añeja, que se divide entre aquellos que prefieren el formato original, pese a ser menos estético, y quienes optan por disponer de la pantalla llena de contenido. De hecho, en YouTube se pueden encontrar varias comparaciones que ponen de manifiesto las diferencias entre una versión y otra.

Polémico lanzamiento

Disney+ llegaba el pasado martes de manera oficial a todos los primeros territorios en los que comienza a operar el nuevo servicio de streaming, el último en llegar al mercado tras el recientemente lanzamiento de Apple TV+. En su día de estreno, numerosos problemas de registro y de velocidad tuvieron lugar, ocasionados por la alta demanda.

La plataforma incluye un gran número de películas, series y documentales clásicos y modernos de la propia productora y de empresas asociadas se encuentran disponibles en el primer momento, desde las originales de La dama y el vagabundo, La bella durmiente o La sirenita, hasta éxitos de Disney Channel, Pixar o los últimos estrenos de Marvel.

También se encuentra toda la saga de Star Wars, que trae consigo su propia polémica al cambiar la escena entre Han Solo y Greedo en Star Wars: Episodio IV - Una nueva esperanza.

👇 Más en Hipertextual