El nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas, anunciado la pasada semana a través de un comunicado oficial, esconde en su bisagra un nuevo y curioso sensor cuyo propósito no ha sido detallado por Apple.

MacRumors, en colaboración con iFixit, asegura que este nuevo sensor es capaz de medir el ángulo de apertura de la bisagra, pero la razón por la que Apple ha decidido incorporarlo en este nuevo equipo es todo un misterio. Hasta ahora, los portátiles de Apple montaban un sensor capaz de detectar la apertura y el cierre –para activar el modo reposo–, pero no el ángulo de inclinación de la pantalla.

En un documento interno obtenido por MacRumors, Apple explica que cualquier reparación de la pantalla debe ser acompañada de una recalibración de este sensor. No obstante, el informe no aclara el propósito de este nuevo elemento, que podría estar relacionado con una nueva función de macOS o, simplemente, ofrecer más información a los técnicos de la compañía ante una posible avería.

Apple presentó el MacBook Pro de 16 pulgadas con la intención de satisfacer las demandas de los profesionales más exigentes. Este nuevo equipo cuenta con un sistema de refrigeración más avanzado, procesadores más capaces, GPUs más poderosas y una pantalla de mayores dimensiones. También incorpora un teclado con mecanismo de tijera –desprendiéndose así del polémico mecanismo de mariposa– y un nuevo sistema de micrófonos que, según Apple, ofrece un rendimiento sorprendente en la captura de audio.

👇 Más en Hipertextual