– Nov 24, 2019, 8:28 (CET)

El legado de Sun Microsystems

Adquirida en 2010 por el gigante Oracle Corporation, Sun Microsystems fue una empresa mítica, un icono de Silicon Valley al que debemos agradecer el lenguaje de programación Java, la suite ofimática OpenOffice, el sistema operativo Solaris, la base de datos MySQL o la máquina virtual VirtualBox. Y es que en sus casi 30 años de vida, en las instalaciones de Sun Microsystems se tocaron todos los palos: hardware, software y servicios.

Si buscamos por internet, el único rastro online oficial que queda de Sun Microsystems es una sencilla página dedicada dentro del sitio web de Oracle. Con el título Oracle and Sun Microsystems, la página nos recuerda que Oracle compró Sun Microsystems en 2010 y, desde entonces, sus productos se han ido integrando, poco a poco. Además, ofrece enlaces a algunos de éstos, como Solaris, Java o MySQL.

La adquisición costó 7.400 millones de dólares, y aunque se anunció en abril de 2009, la compra no se ejecutó hasta 2010 porque la Unión Europea tuvo que dar su aprobación al tratarse de la unión de dos gigantes informáticos. En 2007, Sun Microsystems contaba con más de 35.000 empleados en todo el mundo. Es más, junto a Oracle, otros quisieron hacerse con Sun Microsystems, como IBM, HP o Cisco Systems.

Sun Microsystems nace en 1982. Sus padres, el alemán Andreas von Bechtolsheim y los estadounidenses Vinod Khosla, Scott McNealy y Bill Joy. El primero había desarrollado una computadora de tipo workstation con acceso a redes y UNIX como sistema operativo. Por su parte, Bill Joy había desarrollado una versión de UNIX para la Universidad de Berkeley conocida como BSD. Los otros dos fundadores, Scott McNealy y Vinod Khosla, eran los business men del equipo, ambos MBA en Stanford.

De la unión de los cuatro surge Sun Microsystems para vender, en un principio, esa workstation bajo el nombre de SUN-1. Como curiosidad, Sun es acrónimo de Stanford University Network, uno de sus primeros proyectos y que consistió en conectar en red las bibliotecas de la Universidad de Stanford.

Hardware y mucho más

Antes de la llegada de los ordenadores personales, el IBM PC no llegará hasta 1981, las computadoras tipo workstation eran las habituales en universidades, grandes empresas y organismos públicos. Sun Microsystems empezó en este campo con su SUN-1, con CPU Motorola 68000 y 1 MB de memoria. Su principal baza, una capacidad gráfica de un millón de píxeles, compatibles con UNIX y con conectividad TCP/IP. Eso y su precio asequible hizo que Sun Microsystems fuera referente en el sector de workstations durante los años 80.

En los 90, Sun Microsystems amplía su área de negocio a los servidores y, además, lanza en 1989 su propia CPU RISC, acrónimo de Reduced Instruction Set Computing, que formarán parte de sus workstations de la línea SPARC (Scalable Processor ARChitecture).

Además de workstations y servidores, Sun Microsystems comercializó sistemas de almacenamiento profesionales e incluso estuvo presente en el competitivo mercado de la supercomputación llegando a colocar algunos de sus productos en la lista TOP500.

La innovación fue siempre uno de los pilares de Sun Microsystems. A RISC o SPARC se unen acrónimos como NFS o ZFS, sus protocolos de sistemas de archivos. El primero, acrónimo de Network File System, se lanza en 1984 con el objetivo de facilitar entornos de red en áreas locales. Un sistema independiente de la computadora, el sistema operativo y el protocolo de transporte. Por su parte, ZFS es el acrónimo de Zettabyte File System, un sistema de archivos que se introdujo en 2005 con su sistema operativo Solaris y que en la actualidad está presente también en macOS (por defecto), OpenSolaris (compatible) y Linux (compatible).

Pero del legado de Sun Microsystems, han trascendido otros nombres de productos cuyo impacto ha sido mayor, tanto para el ámbito profesional como para el usuario medio.

Solaris, modernizando UNIX

Partíamos de que uno de los padres de Sun Microsystems había sido el responsable de BSD, una de las ramas UNIX modernas más populares y que sigue en activo gracias a sus derivados de código abierto. Pero en sus casi 30 años de historia, Sun Microsystems creó otros sistemas operativos.

El más popular, Solaris (1992), en la actualidad Oracle Solaris. Basado en UNIX y pensado para trabajar con servidores y workstations, se lanzó inicialmente para sus propios procesadores SPARC, pero más adelante añadió soporte para procesadores PowerPC, x86, IA-32 e incluso en la actualidad funciona también en x86-64.

En 2005, Sun Microsystems se abrió al mundo del software libre lanzando una versión abierta de Solaris. Mientras éste era de licencia propietaria, OpenSolaris se convirtió en su alternativa de código abierto, si bien en 2010 el proyecto se abandonó tras la compra de Oracle.

Curiosamente, Solaris no fue más que un cambio de nombre de Sun UNIX, la versión UNIX que incluía Sun Microsystems en sus workstations desde su primer modelo SUN-1 de 1982 y que se basaba, a su vez en la versión BSD de UNIX creada por Bill Joy, uno de los fundadores. Sun UNIX (1982) se llamó SunOS (1983 en adelante) y, finalmente, en 1992/1993 pasó a ser Solaris.

El lenguaje Java

Según el índice TIOBE, y otros muchos, Java es el lenguaje de programación más popular. Es más, gracias a Java existe Android a pesar de las disputas legales entre Oracle y Google.

Java fue desarrollado por James Gosling para Sun Microsystems. Empleado de ésta desde 1984 hasta 2010, el canadiense lanzó Java en 1995. Al lenguaje se le unieron compiladores, máquinas virtuales y librerías propias. Orientado a objetos, de propósito genérico y multiplataforma, ya que no apenas tenía dependencias externas, pronto se ganó el favor de los desarrolladores para crear aplicaciones, desarrollos web, etc.

Para el usuario común, durante décadas, Java ha sido un plugin de obligada instalación en el navegador web, e incluso aplicaciones populares funcionaban mediante Java. Es más, Java tuvo un papel importante para hacer compatibles programas de Windows en macOS y Linux cuando no había otra alternativa.

A pesar de las críticas, como los constantes bugs y vulnerabilidades o el alto consumo de recursos, sigue siendo un lenguaje popular gracias a su facilidad de aprendizaje y a la portabilidad a cualquier plataforma.

De StarOffice a OpenOffice

Su propio sistema operativo, su propio lenguaje de programación… Y su propia suite ofimática. Otro de los nombres míticos asociados a Sun Microsystems es StarOffice, un paquete de software para trabajar con documentos y que pasó de ser un producto de pago a un software con licencia propietaria y, más adelante, uno de los proyectos más importantes del software libre con el nombre de OpenOffice y que también dio pie a LibreOffice tras la llegada de Oracle.

StarOffice fue una suite ofimática creada por Star Division en 1985. En un principio era un editor de documentos llamado StarWriter pero fue ampliando funciones y herramientas. En 1999, Sun Microsystems adquiere Star Division y StarOffice, cuya página web sigue activa aunque congelada en el tiempo.

La popularidad de StarOffice llegó cuando Sun Microsystems lanzó en 2002 una versión gratuita y de código abierto llamada OpenOffice y que pronto ganó adeptos como alternativa a Microsoft Office, que dominaba el mercado y no tenías alternativas como hoy en día son Google Docs o similares. El papel de OpenOffice fue importante porque supuso una amenaza real a la omnipresencia de Office y, además, promocionó un formato estándar, OpenDocument.

Tras comprar Oracle a Sun Microsystems en 2010, StarOffice cambió de nombre por Oracle Open Office, si bien se abandonó al año siguiente. El apoyo de Oracle a OpenOffice también cesó. Como consecuencia, la comunidad libre lanzó un derivado llamado LibreOffice bajo el amparo de The Document Foundation que sigue en activo y Apache retomó el testigo de OpenOffice como proyecto de software libre.

MySQL, la base de datos en mayúsculas

Siguiendo con la buena relación de Sun Microsystems y el software libre, en 2008 adquiere MySQL AB, la empresa sueca creada en 1994 y cuyo principal producto es la base de datos MySQL, cuyo dominio del mercado alcanza el 39%, por delante de MongoDB (25%) o PostgreSQL (17%).

Dos de sus responsables, David Axmark y Michael Widenius, se inspiraron en la API de mSQL, un software anterior pero que era demasiado lento y rígido. Con una nueva interfaz, nace mySQL, cuya primera versión veerá la luz en 1995. Para entonces, junto a Axmark y Widenius se unirá Allan Larsson.

Disputas legales aparte, MySQL se convirtió en una de las bases de datos más populares y uno de los pilares de la Web actual, en gran parte gracias a su versión de código abierto disponible para todo el mundo.

Curiosamente, tras la compra de Sun Microsystems por parte de Oracle en 2010, uno de los creadores de MySQL, Michael Widenius, decide lanzar su propio fork llamado MariaDB.

VirtualBox, máquinas virtuales para todos

Y finalizamos este repaso por el legado de Sun Microsystems con VirtualBox, un software para crear máquinas virtuales de manera gratuita en un sector dominado por WMware que no lanzó una versión gratuita hasta la llegada de VirtualBox. Luego llegarían soluciones comerciales como Parallels y desarrollos open source como QEMU.

En la actualidad, Oracle VirtualBox sigue en desarrollo y puede instalarse en la mayoría de plataformas para emular también la mayoría de sistemas operativos en versiones antiguas y actuales.

VirtualBox fue creado originalmente por la empresa alemana innotek GmbH que fue adquirida por Sun Microsystems en 2008. Dos años más tarde, Oracle se haría con Sun Microsystems y con todo su catálogo de productos, incluyendo VirtualBox.

Curiosamente, no fue Sun Microsystems la encargada de lanzar una versión de código abierto de VirtualBox. Antes de su compra, su empresa original fue la responsable de difundir una versión de pago para uso comercial y otra gratuita para uso personal. En 2007, un año antes de su compra, lanzó una versión open source llamada VirtualBox Open Source Edition y que ofrecía acceso a su código fuente.

En la actualidad, VirtualBox sigue siendo uno de los programas de virtualización más populares gracias a su facilidad de uso, compatibilidad con prácticamente cualquier plataforma y buen rendimiento a pesar de los recursos disponibles.

Nota: La imagen que encabeza este artículo es propiedad de Yuichi Sakuraba y puede consultarse en Flickr.