A todos nos gusta probar aplicaciones o servicios nuevos, pero suele ser habitual que con el paso del tiempo nos encontremos con apps abandonadas que instalamos un día, la probamos un par de veces y nunca más supimos de ella. Ocurre con juegos, aplicaciones y con servicios online de toda clase.

Lo habitual en este tipo de situaciones es que la app o servicio quede ahí abandonado hasta que necesitemos espacio en el smartphone y acabemos por borrar la aplicación. Sin embargo, ¿qué pasa con la cuenta de usuario asociada? Solemos olvidarnos de ella, sin más.

Por higiene digital, o simplemente para tener todo bajo control, si hace mucho que no usas un servicio online asociado a una app, no basta con eliminar dicha app, tal vez deberías plantearte también eliminar la cuenta asociada, o dicho de otra manera, darte de baja. También te será útil para que tus datos personales no campen a sus anchas y/o caigan en manos de terceros.

Un ejemplo de servicio popular del que podemos cansarnos es Glovo. Según sus responsables, “ya está disponible en más de 20 países y opera en más de 140 ciudades”, y básicamente consiste en un servicio de repartidores que te enviarán a tu domicilio aquello que solicites, desde comida de un restaurante a una compra de última hora en la farmacia o el supermercado.

Darte de alta en Glovo

Como suele ser habitual en la mayoría de servicios que contratamos dentro y fuera de internet, darte de alta es muy simple y rápido. En el caso de Glovo basta con pulsar en el botón Registrarse tanto desde su página web como desde sus aplicaciones móviles.

Introduces tus datos personales (nombre, correo electrónico) y una contraseña y listo. Incluso puedes saltarte este paso con tu cuenta de Facebook. Luego deberás indicar una dirección donde entregar tus pedidos con ayuda del autocompletado.

Pero, ¿y para darte de baja?

Darte de baja en Glovo

Darse de baja de un servicio como Glovo no es tan simple. Puedes cerrar sesión con tu cuenta, pero para eliminarla tendremos que rebuscar un poco más. Curiosamente, en la página de Preguntas frecuentes no daremos con la respuesta.

Y aunque en las Condiciones Generales de Uso y Contratación dice que “Una vez completado el registro, todo Usuario podrá acceder a su perfil y completarlo, y editarlo y/o darse de baja según estime conveniente”, resulta que esta posibilidad está más oculta de lo que debería.

Desde su página web oficial, Glovo no da ninguna pista para darte de baja desde tu perfil de usuario. La única manera viable es acudiendo a Contacto. Pulsamos en la primera opción “Sin relación con un pedido”, luego pulsamos en “Información de la cuenta” y, finalmente, pulsaremos en “Cancelar mi cuenta”.

El último paso consiste en indicar lo que queremos, en este caso darnos de baja como clientes de Glovo. Pulsamos en Enviar y recibiremos un “acuse y recibo” en nuestra cuenta de correo electrónico asociada. En el mensaje dice que “Hemos recibido tu mensaje y te responderemos en las próximas 24 horas”.

En mi caso personal, la respuesta ha llegado al cabo de 10 minutos con un mensaje que me recuerda que, una vez cancelada la cuenta, no podré recuperar el historial de pedidos. Por lo demás, el mensaje indica que si “quieres dar de baja tu cuenta por favor responde este email con la confirmación de la cancelación de tu cuenta.”

Respondemos a ese email con algo así como “Confirmo la cancelación de mi cuenta” y, en principio, Glovo nos dará de baja como cliente.

👇 Más en Hipertextual