Alexa está a punto de dar un paso importante respecto a su integración en todo tipo de dispositivos y sistemas. Si hasta ahora los requisitos del sistema limitaban la integración del asistente de voz en dispositivos IoT, esto está a punto de cambiar próximamente, puesto que el sistema de Amazon se va a hacer más ligero, lo que implica que vamos a empezar a ver el asistente en muchos dispositivos.

En este sentido, la compañía ha revelado que ahora Alexa es capaz de ejecutarse en dispositivos con tan solo 1 MB de memoria y un procesador Cortex-M, de los más económico, por lo que Alexa sería capaz de funcionar en dispositivos de reducidas dimensiones como una bombilla o un termostato inteligente.

Se trata de un paso de gigante para el asistente de voz, en tanto que hasta ahora Alexa requería al menos 100 MB de RAM y un procesador ARM Cortex-A, lo que limitaba enormemente el número de dispositivos en los que se podría integrar el asistente, por lo que solo acababa integrado en altavoces inteligente, dispositivos móviles o coches.

De momento se desconoce cuál será el primer dispositivo en miniatura que sea compatible con el asistente de Amazon pero podría significar podríamos activar un dispositivo IoT sin necesidad de recurrir a un Echo o a un dispositivo móvil, interactuando directamente con el IoT en cuestión.

👇 Más en Hipertextual