Aunque hay oficinas que todavía operan con software de escritorio, cada vez es más frecuente acudir a lo que conocemos como nube o aplicaciones web, herramientas disponibles desde un enlace a través del navegador y que permiten hacer todo lo que hace unas décadas hacíamos desde un programa instalado en Windows, macOS o Linux.

Entre sus principales ventajas, las aplicaciones online están siempre ahí, sin importar desde qué dispositivo te conectas. Además, la información que compartes suele estar disponible a partir de tu cuenta de usuario y se llevan bien entre sí, de manera que puedes conectar una aplicación web con otra.

Por ello no es de extrañar que surjan soluciones como Workona, una herramienta que hace de lugar de trabajo virtual y donde puedes organizar tus herramientas online en espacios de trabajo, pestañas, etc. Su principal ventaja es que también funciona desde el navegador, de manera que puedes abrir Workona en cualquier dispositivo que emplees para trabajar. Con tu cuenta de usuario, tendrás tu escritorio de trabajo siempre a punto allá donde estés.

Tu trabajo en la nube

Ya trabajes desde un lugar físico o desde tu propia casa, Workona nos ayuda a organizar nuestras herramientas online. Compatible con los nombres más populares, como Asana, Buffer, Dropbox, Evernote, Canva, Gmail, GitHub, Google hangouts, Hootsuite, Jira, Medium, MailChimp Slack, WordPress o Toggl, a partir de espacios de trabajo virtuales tendremos total libertad para ordenar las aplicaciones que empleamos y que, además, vienen organizadas por su función para que las encontremos con mayor facilidad e incluso para descubrir nuevas herramientas.

Workona tiene dos niveles de organización en su ventana principal. La primera, las propias herramientas o aplicaciones online que usaremos en nuestro día a día. Y la segunda, los espacios de trabajo o workspaces que permiten enlazar en un mismo espacio virtual la documentación necesaria para un proyecto concreto. Se acabó llenar el escritorio con carpetas y documentos con nombres indescifrables. En Workona todo está ahí, y si no lo ves a simple vista, puedes usar el buscador.

Otra particularidad de Workona es que integra las aplicaciones de manera que puedes crear nuevos documentos o recuperar los que ya creaste de manera transparente y sin acceder directamente a la herramienta original. A pantalla completa, no necesitaremos nada más.

Para quienes se preocupan por la seguridad, Workona emplea cifrado AES de 256 bits así como conexiones HTTPS. Y en el caso de las herramientas de Google, cuenta también con Google SSO.

Y si trabajas en equipo, puedes hacerlo invitando a otros usuarios a los espacios de trabajo que hayas creado. Así os será fácil compartir y editar documentos al mismo tiempo y estar comunicados a través de las aplicaciones compatibles.

Workona es gratuito. Su límite es de 10 espacios de trabajos simultáneos. En el futuro habrá una versión de pago que añadirá más funciones, algo que todavía está por ver. Por lo demás, Workona funciona en Google Chrome y más pronto que tarde también lo hará en Firefox, Edge y Safari. Los sistemas operativos compatibles son macOS, Windows, Linux y ChromeOS.