– Oct 17, 2019, 17:01 (CET)

‘Silicon Valley’ vuelve con la privacidad como eje de su sexta –y última– temporada

Silicon Valley se despide de sus seguidores con la sexta entrega de episodios, que llegan a HBO a finales de este mes de octubre. Hemos podido ver los tres primeros y esta es nuestra opinión sobre los mismos libre de spoilers.

Silicon Valley es la serie preferida en el entorno tecnológico. Seas trabajador de una empresa del sector o un simple aficionado al cambiante panorama que tiene lugar de manera constante en aquel lugar de la soleada California, la producción de HBO se ha convertido desde su estreno en 2014 en una de referencia cuando se trata de entender la realidad de cultura predominante allí, siempre desde una clave socarrona, mordaz y a través de unos personajes que encarnan muchas de las figuras clave a lo largo de la historia del emprendimiento local.

Tanto es así, que hasta el propio Bill Gates se ha confesado seguidor de la serie y ha asegurado que, si bien hay chanza hacia todo aquello que rodea a las compañías tecnológicas del momento, "no se burlan más de nosotros de lo que nos merecemos". Silicon Valley regresa ahora con la última de sus temporadas, poniendo así fin a unos cuantos años de éxito y, por qué no, también de dar muchas vueltas argumentales para terminar siempre dirigiéndose en una dirección muy parecida. Una fórmula que alcanza sus últimos compases en un momento donde el valle de más popular del mundo no podía encontrarse rodeado de mayor atención.

Imagen de la serie Silicon Valley temporada 6

La privacidad y el valor de los usuarios

La adquisición de nuevos usuarios y el contar con una base que permita operar a largo plazo –y a corto, casi– ha sido una de las obsesiones de Pied Piper a lo largo de las pasadas temporadas y que, a pesar de encontrarse ahora en su mejor momento como startup, volverá a ser uno de los elementos que ronden a Richard Hendricks (Thomas Middleditch) y compañía en esta ocasión. Por supuesto, las cosas no serán en ningún momento fáciles y hasta el asunto más nimio parece poder torcerse cuando apuntaba a llegar a buen puerto.

Imagen de la serie Silicon Valley temporada 6

Imagen de la serie Silicon Valley temporada 6

Todo aquello concerniente al tratamiento de los datos personales y la privacidad también adquiere un peso importante, en una muestra por parte del equipo de guionistas de trasladar a la serie lo que está ocurriendo en la actualidad con varios de los gigantes del valle. Lo vimos ya en el tráiler, donde el CEO de Pied Piper comparecía ante el Gobierno de Estados Unidos en un claro símil con las apariciones de Mark Zuckerberg en el Senado y Congreso de dicho país tras los múltiples escándalos que ha protagonizado la red social en los tiempos recientes. De hecho, la puesta en escena está tan bien recreada que es imposible no identificar un hecho y otro de manera inmediata.

La diferencia entre ambos se encuentra, claro, en la integridad de Richard y su "nuevo internet". Esta se verá puesta a prueba, así y todo, por los dramáticos giros a los que nos tiene acostumbrados Silicon Valley. Una montaña rusa, en definitiva, con menos estabilidad emocional que los protagonistas de la serie.

El valor de la ética

Naturalmente, la última temporada de Silicon Valley no podía entenderse sin que Gavin Belson (Matt Ross) desempeñase un papel importante en la trama de la misma. El gran rival de Pied Piper y dueño de Hooli continúa siendo ese ejemplo de la frustración y el corporativismo que siempre ha sido, que en esta ocasión se verá abocado a enfrentar una situación inimaginable en los comienzos de la serie y que pondrá en evidencia que, pese a tener atisbos de claridad, su lado más malvado siempre predomina sobre todo lo demás, sin importar las consecuencias que esto pueda tener.

Imagen de la serie Silicon Valley temporada 6

Imagen de la serie Silicon Valley temporada 6

En este contexto, grandes decisiones son las que tendrá que tomar Richard en compañía de Dinesh (Kumail Nanjiani), Gilfoyle (Martin Starr) y Monica (Amanda Crew). ¿Qué hay de Jared (Zach Woods)? Su relación con el resto del grupo se verá sometida a una prueba condicionada por diversos factores, tensando la relación entre su conciencia y su adulación –casi idolatración– del CEO de Pied Piper.

Sea como fuere, y aunque aún no hemos podido ver la nueva temporada en su totalidad, los últimos episodios de Silicon Valley, que el público podrá disfrutar en HBO a partir del próximo día 27 de octubre, apuntan a un trayecto final tan divertido, irreverente y lleno de curvas como hasta ahora. El broche final para una serie que pone de manifiesto la realidad de Silicon Valley, entre pinceladas de humor, como ninguna otra.