El Conde Drácula se ha convertido en parte de la cultura pop por derecho propio, después de saltar de las páginas del libro de Bram Stoker a todo tipo de adaptaciones y revisiones que convirtieron su lóbrega figura en una extraña mezcla de símbolo del terror y cierto tipo de lánguido erotismo.

Desde la ya clásica interpretación de Bela Lugosi y Christopher Lee, hasta la más moderna de Gary Oldman, el vampiro basado en la figura del déspota Principe Valaco ha cautivado la imaginación de generaciones enteras. Ahora Netflix y BBC traerán a la televisión lo que será la más reciente de reinvención del personaje. Contará con los créditos del reconocido showrunner Steven Moffat, artífice del éxito de las más recientes temporadas de las célebres Doctor Who y Sherlock.

En las primeras escenas del corto avance es evidente que la producción del show optó por mostrar al Conde Drácula con un aspecto muy semejante al personaje interpretado por Lee en las películas de la factoría Hammer. Con traje, el cabello peinado de forma impecable y la apariencia de un atildado caballero victoriano, las tempranas imágenes de la adaptación de Netflix dejan muy claro que la más reciente encarnación del célebre vampiro será un homenaje a la estética de buena parte de los films de la década de los ’60 y ’70, quizás la época de mayor esplendor del mito en el cine.

Interpretado por el actor Claes Bang —quien aparece ensangrentado y con expresión levemente lujuriosa— la historia contará en tres episodios de noventa minutos, el plan maquiavélico del vampiro transilvano contra la ciudad de Londres. Escrita por Steven Moffat y Mark Gatiss, se trata de una adaptación libre de la novela original, de la que tomará los elementos generales de la figura del no muerto, así como la visión de la Inglaterra victoriana que popularizó la novela de Stoker.

Por supuesto, se trata de un paso arriesgado que podría convertir a la serie en un experimento exitoso como lo es la ya serie de culto Sherlock, que tomó los mejores elementos de la saga literaria homónima para crear un personaje moderno e inolvidable que consagró al actor Benedict Cumberbatch.

Las primeras escenas muestran una atmósfera siniestra y amenazante, que recuerda de una manera u otra a varios de los mejores pasajes del libro, así como también a la singular y terrorífica tensión argumental que hizo famosa a a la historia original.

A Bang le acompañará los actores John Heffernan, Joanna Scanlan, Dolly Wells, Lyndsey Marshal, Chanel Cresswell o Matthew Beard. Todavía no hay fecha de estreno para la producción, aunque ya comenzó a filmarse en diferentes escenarios de Europa.

👇 Más en Hipertextual