Ni los hombres son de Marte, ni las mujeres de Venus. Pero lo cierto es que a veces parece indudable que ambos géneros son terrícolas de lo más diferentes. Afortunadamente, hoy en día sabemos, para empezar, que el espectro del género humano es muy amplio y que no se basa solo en blanco o negro, sino en una extensa escala de grises.

Simplemente esto ya hace complicado determinar la existencia de diferencias claras a nivel bioquímico o cerebral, entre unos y otros, aunque es indudable que existen. Ahora bien, ¿qué pasa si nos fijamos en otras especies? En este aspecto, un equipo de investigadores, procedentes del Instituto de Tecnología de California y el Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro de Seattle, acaba de dar información muy interesante, en un estudio publicado recientemente en Cell. Concretamente, han encontrado por primera vez células diferentes en machos y hembras de ratón. Y no, no se trata de óvulos y espermatozoides, sino de neuronas.

Analizando el cerebro de ratón

Los autores del estudio dieron con este hallazgo mientras estudiaban una parte muy concreta del cerebro de los roedores, conocida como subdivisión ventrolateral del hipotálamo ventromedial (VMHvl).

Se trata de una región pequeña, encargada de mediar comportamientos relacionados con la agresividad y el sexo. De hecho, comprobaron que si se estimulaban fuertemente las neuronas de esta zona, los animales tendían a pelearse entre ellos, mientras que si se disminuía el estímulo comenzaban a aparearse.

Los científicos sabían previamente que en esta parte del cerebro hay un total de 4.500 neuronas aproximadamente, pero desconocían cuántos tipos de ellas habría. Por eso, llevaron a cabo una técnica basada en la lectura de ARN de una sola célula. Esto se basa en que las diferentes células de un mismo individuo expresan los genes contenidos en su ADN de un modo diferente. Todas tienen el mismo material genético, que compondría las instrucciones totales para que el organismo completo funcione. Sin embargo, cada célula leerá solo las que necesite para sus propias funciones y lo hará pasando el ADN a ARN, que luego se traducirá a proteínas. Por eso, la cantidad de lecturas diferentes de ARN indican el número de células diferentes que existen. De este modo, comprobaron que en el VMHvl había 17 tipos celulares diferentes, pero detectaron algo aún más curioso, ya que algunos de ellos se encontraban en una mayor cantidad en los machos y otros únicamente estaban en las hembras.

Este es un hallazgo realmente sorprendente, pues es la primera vez que se describen tipos de células específicas de género en el cerebro de mamífero. Los propios autores del estudio han recordado que, al no haber comprobado aún si ocurre lo mismo en otras especies, no se puede extraer mucha información de los resultados. A pesar de eso, sus conclusiones son realmente fascinantes e innovadoras y animan a desarrollar trabajos similares centrados en otros animales.

Si ocurre lo mismo en humanos es un misterio difícil de solucionar por el momento. Sin embargo, sería muy interesante comprobarlo, ya que la obtención de una lista detallada de los genes que se leen en las células individuales puede ser de gran interés a niveles muy diferentes, desde la comprensión de la evolución humana hasta el tratamiento personalizado de enfermedades mentales. Al fin y al cabo, las diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres son una clara realidad y conocerlas a fondo puede ser determinante para tratar todo tipo de trastornos de una forma más eficaz.