El Instituto Nacional de Estadística ha llegado un acuerdo con las operadoras mayoritarias españolas, dentro de un acuerdo eurpeo, para realizar un macroestudio sobre la movilidad de los ciudadanos españoles rastreando sus patrones de movimiento a través del teléfono móvil. El organismo español ha confirmado que la recopilación de datos, que se hará a través de las operadoras, será anónima.

La idea detrás de este estudio es conocer los patrones de movimiento de la población para, con dicha información, mejorar los servicios públicos y reforzar las infraestructuras clave. Serán las operadoras las que transfieran los datos al INE sobre los patrones de movimiento, pero tal como se puede leer en El País, los datos serán agregados, es decir, no individuales, y además en ningún caso se transferirá la identidad de los titulares de las líneas.

Además, la trasferencia no será permanente, puesto que la idea es que el INE recopile los datos de ocho días en total que sirvan como base del estudio: cuatro días laborables de noviembre, un domingo y tres días de vacaciones, y quedará limitado, de momento, a poblaciones con más de 15.000 habitantes de media.

Los días seleccionados para poner en marcha el estudio, las operadoras cederán los datos de posicionamiento entre las doce de la noche y las seis de la mañana para establecer la residencia de los ciudadanos, y posteriormente. se volverá a recopilar la información entre las nueve de la mañana y las seis de la tarde para analizar el flujo de personas.

Eso sí, no hay posibilidad de escapar: si tienes el móvil encendido y entras dentro de la celda de datos, tus datos también se agregarán al resto para analizar el movimiento, sin que haya posibilidad de salir opcionalmente del estudio. Además, al agregarse datos anónimo, no es necesario el cumplimiento estricto de la LOPD, por lo que no es necesario que se ofrezca un derecho de desistimiento.

👇 Más en Hipertextual