Un hombre chino de 60 años se encontraba cortando leña en las montañas del distrito de Shangyu, cerca de su aldea, cuando una serpiente se enganchó de su dedo y le mordió antes de que pudiera hacer nada por zafarse de ella.

Aunque el aldeano no era experto en reptiles, le pareció que se trataba de una de las conocidas como “serpientes cinco pasos” (Deinagkistrodon acutus), conocidas así porque, según los dichos populares, alguien mordido por ella no podría caminar una cantidad mayor de pasos antes de caer muerto a causa del veneno. Lógicamente, ante esta idea, el herido pensó que no podría llegar a salvo hasta el hospital más cercano; por lo que, allí solo, decidió tomar medidas drásticas y cortarse el dedo. Salvó su vida, pero lo realmente terrible es que fue un acto totalmente innecesario.

No es tan venenosa como parece

El hombre temía que el veneno se extendiera rápidamente por su cuerpo, por lo que no dudó en cortar el dedo afectado antes de que esto ocurriera. Una vez que terminó, se envolvió la mano en un trapo y partió rumbo al hospital más cercano, ubicado a 80 kilómetros de distancia. Ni si siquiera se paró a recoger esa parte de su cuerpo que acababa de mutilar.

Una vez en el servicio médico, fue atendido por el doctor Yuan Chengda, que escuchó alarmado la historia de lo que acababa de ocurrir. Tras el relato del paciente, tuvo que decirle una mala noticia: todo lo que había hecho, era totalmente innecesario.

En realidad, según explicó más tarde el galeno al diario Hangzhou, la mala fama de esta serpiente es bastante injusta, pues sí que es cierto que es muy venenosa, pero no tanto como para causar la muerte inmediata. Puede provocar síntomas como sangrado severo de la zona, hinchazón, necrosis y palpitaciones cardíacas. Sin embargo, existe un antídoto muy eficaz, siempre que se administre en las seis horas posteriores a la mordedura. Por lo tanto, el paciente, que a su llegada al centro aún no presentaba síntomas, podría haber recorrido sin problemas los kilómetros que le separaban del hospital y haber salvado la vida. Y también el dedo. Al menos podrían habérselo vuelto a implantar, pero ya estaba perdido en las montañas.

Esta serpiente te puede inyectar su veneno sin ni siquiera abrir la boca

Aunque pueda parecer un caso extremo, lo sucedido con este hombre es algo muy común cuando alguien entra en pánico después de sufrir el ataque de un reptil venenoso. El miedo se apodera de ellos y creen que lo mejor es tomar este tipo de medidas. No obstante, las recomendaciones generales ante un caso de envenenamiento por esta serpiente apuntan a no cortar ni quemar la piel, así como a evitar torniquetes o cualquier otra medida destinada a frenar el paso del veneno, ya que se podrían producir lesiones graves o gangrena. Además, aunque sea algo común en películas y libros de aventuras, tampoco se recomienda succionar el veneno, según los Recursos de Toxicología Clínica de la Universidad de Adelaide.

De cualquier modo, también es importante recordar que ante la amputación de un dedo, ya haya sido en circunstancias como esta o accidentalmente, debe llevarse al médico, pues es posible que se pueda rescatar y volver a coser en la mano. Por eso es tan importante mantener la calma. Eso sí, si te ha mordido una serpiente con un nombre tan amenazador, es totalmente comprensible que sea complicado.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.